TRES DÍAS DE OCTUBRE EN BICI: RECORREMOS LA ETAPA REINA BTT DEL CAMINO DEL CID

14-10-2019
Por el Alto Mijares

Texto y fotos: Emilio Cappa Segis

 

Octubre es uno de los mejores meses para recorrer el Camino del Cid, el momento ideal para hacer una escapadita y disfrutar de la bici a tope. Hemos aprovechado tres días para recorrer una de las partes más atractivas, potentes y salvajes de este itinerario: la comprendida entre La Puebla de Valverde (Teruel) y Caudiel (Castellón), dentro de la ruta La Conquista de Valencia. Algunos de los tramos más difíciles del Camino del Cid se encuentran aquí. ¿Cuál es su grado de dureza? ¿Es apta para "todos los públicos"? ¿Vale la pena recorrerla? Te lo contamos detalladamente aquí.

Nuestra propuesta es muy sencilla: dejar el coche en La Puebla de Valverde y seguir la ruta BTT del Camino del Cid hasta Caudiel, para regresar desde allí a La Puebla por la Vía Verde Ojos Negros. En total unos 180 km en tres días. Un buen plan, sin duda, pero la realidad superó nuestras expectativas.

 

Lunes, 7 de octubre. Calentando piernas: La Puebla de Valverde - Puebla de Arenoso. 62 km

Ciclando por La Puebla de ValverdeCiclando por La Puebla de ValverdeDejamos La Puebla de Valverde a eso de las 09.30 de la mañana. La temperatura es ideal para la práctica ciclista. Enseguida iniciamos un agradable descenso entre prados, campos de cultivo, algunas masías dispersas y un bosque mixto de encinas y sabinas, hasta llegar a Valbona.

Recogiendo almendrasRecogiendo almendrasSellamos nuestro salvoconducto en el Ayuntamiento. Desde Valbona nos dirigimos a su embalse, que no sólo suministra agua a la zona, sino que se ha acondicionado como zona de baño y ofrece actividades acuáticas en verano. Bajando a Mora de Rubielos observamos una escena muy significativa: en un pequeño tractorcito, un agricultor recoge almendras. El vehículo dispone de un mecanismo que agita el árbol para que el fruto caiga sobre una lona en forma de paraguas invertido. El ahorro de tiempo es considerable. Mientras tanto, cuatro paisanos observan con curiosidad el proceso que ahora realiza una sola persona, y que pocos años atrás habría exigido el trabajo de todos los presentes. Es el signo de los tiempos.

Patatas con robellones en Mora de RubielosPatatas con robellones en Mora de RubielosCaemos en Mora de Rubielos a eso de la una de la tarde. Mora es un pueblo muy singular en el que vale la pena detenerse. Su castillo es uno de los más imponentes del Camino del Cid. Paseamos bajo sus arcos y murallas; por sus calles, cuidadas y tranquilas, y sus casonas señoriales, con portones y aleros de madera profusamente tallados. Y así, entre unas cosas y otras, nos quedamos a comer. Con una excelente oferta micológica, por recomendación popular nos decantamos por unas patatas con robellones (níscalos) de chuparse los dedos.

Mas del PozoMas del PozoEl camino BTT asciende desde Mora por un viejo camino tradicional entre huertas que pronto se vuelve impracticable para la bici, lo que nos obliga a recorrer buena parte de los siguientes 3 km andando. Es un trecho duro que hay que abordar con paciencia. El camino mejora al llegar a una masía (Mas del Pozo) donde un rebaño de cabras nos mira asombrado.

De camino a la Fuente del HocinoDe camino a la Fuente del HocinoDesde allí descendemos por una buena pista hasta una puerta vallada con cámaras de vigilancia y un mensaje amedrentador: ¡PRECAUCIÓN: PERROS! No os preocupéis: se trata de una de las múltiples plantaciones de encinas truferas. La provincia de Teruel ha apostado muy seriamente por este preciado hongo, y el vallado es necesario para evitar la depredación de los jabalíes y de algunos humanos. Enseguida salimos de la finca y nos dirigimos a la Fuente del Hocino, un paraje frondoso ideal para descansar aunque para ello antes debemos bajar por un pequeño barranco pedregoso que nos obliga a arrastrar de nuevo la bici un centenar de metros.

Carretera a OlbaCarretera a OlbaAl salir de la Fuente del Hocino cometemos un error -fiarnos de la intuición y no fijarnos en la señalización- y en vez de desviarnos a la derecha por una pista enfilamos la carretera que nos lleva a Rubielos de Mora y a continuación, por Fuentes de Rubielos, hasta Olba. Es una pena, porque el tramo BTT que nos hemos saltado involuntariamente es muy atractivo, aunque esto nos permite deambular con calma por el cuidado casco histórico de Rubielos. La carretera, en todo caso, tiene buen firme y se adentra en descenso por un bosque tupido de pino y encina; además es muy tranquila entre semana: en sus 18 km, sólo vemos tres coches y dos cabras montesas.

Remanso del río MijaresRemanso del río MijaresDesde Olba, la única opción ciclista para llegar a Puebla de Arenoso, a 6 km, es la carretera. Siempre en cómoda bajada, seguimos el curso del río Mijares sintiendo en la cara el frescor de su compañía y dejando atrás peculiares barrios -Los Lucas, Los Ibáñez, Los Cantos- asentados en los meandros del río. Los árboles de hoja caduca apenas han empezado a amarillear. El otoño aún no ha llegado aquí, pero lo hará en los próximos días.

 

Martes, 8 de octubre. La madre de todas las etapas: La Puebla de Arenoso - Mas de Noguera. 44 km

Embalse de Arenoso al amanecerEmbalse de Arenoso al amanecerAunque la etapa, tal y como la plantea el Consorcio, llega hasta Navajas (unos 60 km), nosotros no nos imponemos un final. Sabemos que vamos a entrar en una de las zonas más espectaculares de todo el Camino del Cid -el Alto Mijares- y queremos disfrutarlo sin prisas.

Carretera a Los CalpesCarretera a Los CalpesEn Puebla de Arenoso se nos une Juan Barrachina, uno de los pioneros del cicloturismo en nuestro país, así que en la mejor de las compañías iniciamos a eso de las 09:30 una bonita ascensión hacia Los Calpes por una carretera solitaria.

Por el Alto MijaresPor el Alto MijaresPoco antes de llegar a esta población tomamos una pista que en un bonito descenso nos sumerge bruscamente en el corazón del Alto Mijares, entre enormes masas de pinos y, aquí y allá, inverosímiles bancales o terrazas, construidos con la técnica de la piedra en seco, donde los campesinos más pobres se veían obligados a roer terreno para el cultivo en la parte más escarpada del monte.

Cruce de caminosCruce de caminosTras cruzar un pequeño arroyo en el que reina la nutria, iniciamos un exigente ascenso entre pinos hasta un poste que señala la entrada al sendero de La Bojera: un pasaje estrecho sobre cortados de incomparable belleza. Pero la belleza tiene un precio: el tramo debe recorrerse a pie, y el descenso, una vez abandonas el barranco, se hace bastante pesado. Los que no quieran abordar esa posibilidad pueden desviarse en este punto siguiendo las señales del Ruta 3 BTT por una pista más suave que enlaza con el Camino del Cid pasado Montán.

El sendero de La MaimonaEl sendero de La MaimonaEntramos en el barranco desmontados, porque hay escalones de roca viva imposibles de sortear, pero también para contemplar la belleza extrema del paisaje. El sendero traza la cintura del peñasco cuyo borde recorremos. Al otro lado se ven los imponentes paredones de la Maimona. Las dimensiones son difícilmente abarcables. La vista se pierde. El paisaje es poderosísimo: las aves rupícolas merodean los roquedos; oímos el paso de las cabras montesas por el desprendimiento de algunas piedras, y el propio sendero es una fiesta de la biodiversidad. Jugamos a descubrir especies de árboles: arce, fresno, boj, pino de rodeno, encina, quejigo, serbal, enebro, sabina, madroño...

Los cortados de La MaimonaLos cortados de La MaimonaLa media hora prevista se convierte en hora y cuarto, y no por su dificultad, sino por nuestro deseo de contemplarlo todo y de sentir, cada uno por su cuenta, el silencio. Como cualquier otro templo, y este lo es, nos invita al recogimiento.

Descendiendo a MontanejosDescendiendo a MontanejosAtravesar el barranco no es muy dificultoso. La parte negativa es la bajada hacia Montanejos. Se hace entre pinares por un camino tradicional que estuvo empedrado en tiempos, y que ahora, muy degradado, nos obliga a desmontar de la bici y recorrerlo a pie, tirando de bici y de alforjas durante casi 2 km.

Paraje de Los Baños, MontanejosParaje de Los Baños, MontanejosAl llegar a Montanejos, cansados pero satisfechos, nos dejamos caer por la Fuente de Los Baños: una serie de remansos del Mijares donde manan fuentes con aguas termales que hacen posible el baño durante todo el año. Además, el lugar es idílico. En verano está abarrotado, pero ahora en octubre apenas hay gente. Es perfecto. Nos damos un largo chapuzón. Sólo hemos hecho 20 km, pero tenemos la sensación de haber finalizado la etapa, y la idea no nos parece descabellada.

Subiendo al Collado AltoSubiendo al Collado AltoDejamos Montanejos a eso de las cinco para llegar por la pista del monte a Montán  sobre las seis. A esa hora ya sabemos que viajaremos de noche. Somos muy conscientes de que aún no hemos comenzado los tramos más duros de la etapa: 7 kilómetros de vértigo, con rampas que en varios momentos superan largamente un desnivel del 15%. Se trata, por resumir, de un puerto de primera por una pista asfaltada en su parte inicial y, posteriormente, de tierra. El reto deportivo está ahí, y sí, es muy atractivo, pero hay algo más: el paisaje. Este se torna bruscamente solitario. Es magnífico. Ascender entre las crestas de la Sierra del Espadán, al atardecer, es una de las experiencias ciclistas más intensas del Camino del Cid. Estás tú y la Naturaleza, y eso es todo.

El Collado AltoEl Collado AltoDespués de un considerable esfuerzo llegamos al Collado Alto. Las vistas son, de nuevo, increíbles. Da la sensación de que podrías estar en cualquier rincón apartado del mundo. Está anocheciendo, pero decidimos, con la luna creciente, realizar el vertiginoso descenso sin luces. Los últimos dos kilómetros, ya con las fuerzas mermadas, vuelven a ser cuesta arriba,

La guirra, oveja autóctona. Mas de NogueraLa guirra, oveja autóctona. Mas de NogueraLlegamos a Mas de Noguera de noche. Sólo hemos hecho 44 km pero la distancia no debe engañarnos: se trata de la etapa más dura del Camino del Cid. Mas de Noguera es una masía en medio del monte que se abastece, en la medida de lo posible, de forma autosostenible. Dispone de un albergue con literas para pasar la noche, siempre y cuando avises antes por teléfono. También dan cenas y desayunos -lo que haya en cada momento- basados en sus productos ecológicos de producción propia. Nos parece el sitio ideal para acabar la etapa.

 

Miércoles, 9 de octubre: el regreso. Mas de Noguera - La Puebla de Valverde: 75 km

Torre de Anibal, CaudielTorre de Anibal, CaudielNos levantamos con calma y salimos de Mas de Noguera. Enseguida dejamos la carretera para iniciar el descenso por una pista en muy mal estado, arrasada por las lluvias, que nos obliga a bajar de la bici y arrastrarla durante 400 metros. Tras atravesar un sendero estrecho y técnico, pero muy divertido para los beteteros, tomamos una pista buena hasta Caudiel.

Vía Verde, AlbentosaVía Verde, AlbentosaDesde Caudiel tomamos la Vía Verde Ojos Negros, que nos parece una autopista después de los dos días anteriores. Primero en suave y permanente ascenso hasta Barracas, y después, ya más cómodamente, entre campos de encinas truferas, túneles y puentes del viejo ferrocarril, hasta La Puebla de Valverde. El retorno es plácido y sin duda es la mejor forma de culminar el viaje, pero en nuestra retina se agolpan los paisajes y las experiencias vividas en los dos días anteriores y el deseo de regresar allí en cuanto la ocasión lo permita. 

 

Nuestras conclusiones: algunas preguntas y respuestas

- ¿Recomiendas recorrer el barranco de La Bojera en bici?

Esta es una cuestión personal. No es un plato para todo el mundo, pues requiere paciencia, técnica y una dosis doble de esfuerzo físico. Empujando la bici y con las debidas precauciones el barranco no es peligroso, pero los últimos 2 km en descenso son muy pesados y exigen tirar de brazos y piernas. ¿Compensa? En mi opinión, si nunca has estado allí, desde luego (siempre y cuando no sufras de vértigo y te encuentres en buenas condiciones físicas). Ahora bien, ten en cuenta los siguientes consejos:

  • Las mejores épocas son la primavera y el otoño. No intentes cruzarlo con lluvia o con el terreno embarrado.
  • Camina siempre por el lado de la pared, con la bici al lado del barranco.
  • No lleves calas en este tramo, ya que en el descenso puedes resbalarte con las piedras. Utiliza suelas con estrías.
  • El barranco de la Maimona es un templo natural, crúzalo en silencio: lo disfrutarás mucho más.


- En conjunto, la etapa Puebla de Arenoso - Caudiel - Navajas, ¿es apta para todos los públicos?
Definitivamente no, al menos si sigues todo el track BTT y lo haces en un día. A la dureza general de la etapa se suma el descenso desde el barranco de La Bojera hasta Montanejos y luego el ascenso desde Montán al Collado Alto. Estos dos tramos exigen un gran esfuerzo físico y requieren un nivel medio-alto.

 

- Entonces, ¿recomiendas hacerla?
¡Desde luego que sí! Es una de las joyas imprescindibles del Camino del Cid, y una experiencia ciclista y natural de primera, pero es muy importante que cada cual calibre sus fuerzas. Ahí van unas pistas:

  • Los tiempos: para intentar llegar a Caudiel o Navajas los tiempos son importantes: salir a las 8 de Puebla de Arenoso, llegar a Montanejos a eso de la una y no salir de Montán más allá de las cuatro de la tarde, son buenas orientaciones.
  • También puedes suavizar algunos tramos: puedes evitar el barranco de La Bojera utilizando la ruta cicloturista de carretera entre Puebla de Arenoso y Montanejos o bien, siguiendo la ruta  3 BTT que te lleva más allá de Montán. Desde Montanejos, puedes ahorrar tiempo y esfuerzo tomando la carretera a Montán y evitando la ruta BTT por la montaña, más exigente. También desde Montán puedes evitar los tramos más duros de ascenso tomando la CV-195 y después un camino más cómodo. Por último, puedes dividir esta etapa en dos y dormir en Montanejos para dirigirte al día siguiente a Navajas, o bien dormir en Montán o Más de Noguera como otros puntos intermedios. Si aún así no lo ves claro, siempre puedes optar por seguir la cómoda ruta cicloturista por carretera. Todo esto aparece en la guía BTT de la ruta.

 

Unos últimos consejos

  • La etapa discurre principalmente por paisajes poco humanizados y solitarios: es preferible hacer esta etapa en compañía, o al menos lleva móvil.
  • Lleva agua y algo de comida por si las fuerzas flaquean.
  • Imprescindible leer la información que aparece en la topoguía BTT y, si te es posible, lleva el track  BTT  en tu GPS o móvil.
  • Ojo con las carreteras: solitarias durante buena parte del año, en temporada alta aumenta considerablemente el tránsito de vehículos.
  • Más información sobre la ruta, topoguías, alojamientos y tracks, pincha aquí.