Aguilar de Anguita (Guadalajara)


Existen pocos datos singulares sobre Aguilar de Anguita durante la Edad Media. Como buena parte del territorio, la población estuvo sujeta a los vaivenes político-militares de la época. Perteneciente a la taifa de Toledo, en el año 1085 pasó a manos del rey Alfonso VI y posteriormente a los almorávides. Tras la definitiva ocupación por los castellnos del territorio, quedó sujeta al Alfoz de Medinaceli, y a partir del siglo XIV, a su Condado.

 

Qué ver y hacer en Aguilar de Anguita

Aguilar de Anguita está emplazado sobre un promontorio desde el cual se tienen envidiables vistas del valle con cultivos de secano. Viniendo por el Oeste, desde Alcolea, Aguilar ofrece una panorámica singular, ya que parece erguirse sobre una pequeña sierra de dientes de piedra, interrumpida por la carretera. El pueblo es pequeño y conserva buena parte de su arquitectura tradicional de casas por lo general de mampostería.

La importancia de Aguilar se debe a que su término municipal constituye, en sí mismo, un importante territorio arqueológico. Los viajeros interesados tendrán la oportunidad de visitar el Dolmen del Portillo de las Cortes, de la Edad del Bronce, razonablemente conservado, probablemente el más antiguo de España, con aproximadamente unos 5.000 años de antigüedad.

En el término municipal hay varios castros o núcleos de población celtibéricos con sus correspondientes necrópolis. En una de ellas, la necrópolis de El Altillo, de la Edad del Hierro (siglos V y IV a.C.), se han hallado miles de tumbas alineadas en filas, formando una especie de avenidas, muchas con ajuares de guerreros (cascos, cuchillos, puntas de lanza, espadas, bocados de caballo, etc.). Aunque el viajero nada podrá ver, salvo el campo bajo el que hoy se ocultan, queda la emoción de estar sobre uno de los enterramientos más espectaculares de la Edad de Hierro dentro del interior peninsular. Los numerosos e importantes materiales encontrados en las excavaciones llevadas a cabo desde principios del siglo XX se hallan en el Museo Arqueológico Nacional. Una de las piezas más singulares halladas, es un pectoral celtíbero, que hoy sirve de motivo para el sello del Salvoconducto del Camino del Cid: estos pectorales (cubrían pecho y espalda) eran usados por los guerreros celtíberos como símbolo de distinción.

Otro importante enclave arqueológico es el campamento ibero-romano de La Cerca. Se encuentra entre Aguilar y Anguita, y tal vez podría tratarse de un castro de la Edad de Hierro reocupado por los romanos. Aún hoy pueden verse los restos de sus murallas; posiblemente fuera una plaza fuerte utilizada por los romanos para su conquista de la Celtiberia. El alto se halla a 1162 metros, y posee unas vistas excelentes del valle del Tajuña.

También en los alrededores de la población, muy cerca del dolmen, podréis visitar los restos de las salinas (41.05520, -2.39595) y que junto a otras explotaciones salineras de la zona conforman una red envidiable a lo largo y ancho de esta parte de la provincia de Guadalajara y que evidencian la importancia económica de la sal, moneda de cambio en tiempos pretéritos.

Para llegar a los lugares aquí descritos es necesario caminar por caminos y sendas, y se hallan aproximadamente a 2 km. a la redonda del pueblo, por lo que recomendamos llevar botas de senderismo. Para conocer la ubicación exacta de estos sitios sugerimos que os dirijáis al Mesón Casa Juan, situado a la entrada del pueblo, donde os asesorarán y os darán la información que necesitéis.

 

Información práctica

  • Ayuntamiento: Plaza Mayor, 1 19283 (Ayto. de Anguita)
  • Teléfono: (Ayto. de Anguita) 949 304 417
  • Correo electrónico: ayuntamientoanguita@gmail.com
  • Habitantes: 13
  • Altitud: 1169 m.

Rev.: ALC 06.07.2021