Castillo de la Estrella, en Segorbe

Ubicación:

En uno de los cerros en los que se enclava la localidad. Segorbe

Teléfono:

964 713 254 - Oficina de Turismo

Aunque la mayoría de los restos del castillo que se aprecian en la actualidad son del siglo XIX, el monte Sopeña ha acogido construcciones residenciales y militares desde la época de los íberos. Posteriormente, los romanos fortificaron el recinto, iniciándose una tradición de arquitectura defensiva que continuaron visigodos, árabes y cristianos.

En tiempos del Cid, el castillo de Segorbe era una de las plazas que dominaba el valle del Palancia, principal vía de comunicación hacia la Meseta. Según las crónicas alfonsíes (Primera Crónica General), en torno a 1091 el protectorado del Cid se extendía desde Tortosa hasta Orihuela. Esto no quiere decir que ejerciera como señor en este vastísimo territorio, pero sí, de forma más o menos intensa, hacía sentir su presencia, generalmente mediante la exigencia del pago de parias o tributos. Uno de los castillos que le tributaba era el de Segorbe, que pechaba o pagaba al Cid 6.000 dinares anuales.

El castillo alcanzó su esplendor y mayor tamaño en el siglo XV hasta que los tiempos de paz y las necesidades constructivas de Segorbe –la Catedral, el antiguo Hospital, la Casa de Misericordia…- convirtieron la fortaleza en una cantera. En el siglo XIX, el castillo fue parcialmente reconstruido con motivo de las Guerras Carlistas. En el retablo del altar mayor de la Catedral puede apreciarse el aspecto que pudo tener el castillo en uno de sus momentos de mayor esplendor medieval. Se le llama Castillo de la Estrella por contar el alcázar medieval un recinto con esa forma. Éste perteneció a los señores de Segorbe y anteriormente de los reyes de Aragón, don Martín y Doña María de Luna. 

Visita: Libre.

Rev. ALC: 18.09.17