Roberto Álvarez: Viajar en bici engancha. Tienes la libertad de hacer todo lo que quieras

31-10-2013
Roberto Álvarez en las oficinas del Consorcio Camino del Cid, en Burgos
Patricia Ansótegui
 
En verano de 2011 Roberto Álvarez y su compañera Paula decidieron dedicar unos días de sus vacaciones a pedalear el Camino del Cid. De ellos es el término "biCIDcleta", una curiosa forma de llamar al "vehículo" que les ha llevado, durante tres veranos, tras los pasos del Cid. En 2014, y tras haber llegado a la provincia de Teruel, esperan concluir su aventura en la Comunidad Valenciana. La experiencia de viajar en bici les ha merecido la pena. Hablamos con Roberto Álvarez, presidente del club ciclista asturiano Raposos BTT
 
Conocéis bien el Camino del Cid, por lo menos alguna de sus provincias...
Sí. Los tres últimos veranos hemos dedicado unos días a recorrerlo en bici. El primer año, en 2011, recorrimos Vivar del Cid - Atienza, en 2012 hicimos Atienza - Calatayud y, el año pasado, desde Ateca llegamos a Cella, en Teruel.
 
¿Tenéis previsto concluir la ruta el próximo verano?
Que retomaremos el Camino del Cid es seguro, lo que no tenemos muy claro es si llegaremos a Orihuela o a Valencia, tenemos que cuadrar las fechas de mis vacaciones.
 
Los tres últimos veranos, por tanto, habéis pedaleado buena parte del Camino del Cid ¿cómo ha resultado la experiencia?
Muy buena. Paula nunca había hecho ningún viaje en bici, ella había hecho lo típico... salidas de un día pero nunca había enlazado días consecutivos ni había hecho un viaje de varias etapas. En el año 2010 recorrimos el Camino de Santiago. Esa fue su lanzadera. Hacer un viaje en bici, además de la actividad física como tal, te engancha ya que tienes libertad, conoces sitios, paras dónde quieres... con esos alicientes al año siguiente decidimos investigar qué grandes rutas había por España y un compañero nos dijo que había hecho "el Cid" y que le había gustado. A partir de ahí, nos lanzamos a la aventura.
 
¿Lo recorristeis por sendero?
Sí, en bici de montaña. El primer año tuvimos algún que otro problemilla ya que aunque seguimos las topoguías no seguimos las alternativas. Al salir de Santo Domingo de Silos nos metimos por un desfiladero muy bonito pero bastante duro. Luego en Torrevicente nos pasó algo parecido y, en este caso, fue bastante más complicado. Con esta experiencia, el segundo año ya íbamos aprendidos así que decidimos seguir las variantes y Paula, que se le da bastante bien, fue enlazando los tracks del tramo original con las alternativas ciclistas. Así no tuvimos ningún problema.
 
Las topoguías, por lo que nos comentas, os ayudaron en el viaje pero ¿echasteis en falta algún material para preparar el recorrido?
En cuanto al recorrido no. La página web del Camino del Cid ofrece mucha información ya no sólo las topoguías también los tracks para GPS, información sobre la señalización, la cartografía que la puedes imprimir directamente... El único quebradero que nos encontramos, quizás nosotros más porque vivimos en el norte, era el tema logístico: cómo hacer los enlaces. Por ejemplo, el año que viene tenemos previsto salir desde Cella, llegar hasta allí, arrancar y al mismo tiempo tener un vehículo que nos permita volver a casa... es complicado. Además, hay localidades muy pequeñas dónde lo mismo no tienes tren o autobús ni mucho menos un renting de vehículos que nos permita alquilar un coche. Eso es difícil para nosotros pero, por lo demás, no tenemos ninguna queja.
 
¿Hay alguna etapa, paisaje, momento de vuestro recorrido que os haya llamado especialmente la atención?
El primer año le cogimos mucho cariño a Atienza. Nos quedamos en la Fonda Molinero y el trato fue excepcional. Nos sentimos como en casa y, además, nos llamó la atención que nos recordaban del año anterior. No es un hecho aislado, es algo que se repite, por ejemplo en Ateca nos pasó algo parecido. Sobre las localidades que íbamos recorriendo nos sorprendió muchísimo los contrastes... tan grandes... Soria por ejemplo es un vergel en medio de Castilla. No me lo esperaba. Albarracín, Medinaceli, Sigüenza... es difícil quedarse con una localidad.
 
Acabamos de estrenar el mes de noviembre. Han bajado las temperaturas y las horas de luz son más bien escasas. ¿Pueden ser estos meses un buen momento para recorrer la ruta? Quizás para algún viajero... tenga su encanto...
Puede echarte para atrás pero metidos en harina... sigues el viaje
 
Eres presidente del club Raposos BTT. ¿Cuántos miembros sois actualmente?
Somos 23 aunque hay más gente vinculada a nosotros.
 
¿Qué tipo de actividades realizáis habitualmente?
Todos los sábados organizamos una salida. Además, colaboramos con BTT Asturias que publica en La Nueva España un artículo de rutas ciclistas.
 
Por cierto... ¿por qué escogisteis ese nombre?
Los zorros son muy sigilosos y, en alguna ocasión nos hemos encontrado con alguno. Nos hizo gracia.
 
En vuestra página web os definís como un equipo creado para disfrutar de la naturaleza mientras practicáis ciclismo, tanto de montaña como de carretera. Mi impresión es que, en líneas generales y en España, hay mucha información sobre bici de montaña, no tanto de carretera... ¿coincides con esta opinión?
Sí, además creo que hay una equivocación de conceptos. Aquí en el norte la mayoría nos iniciamos en el Camino de Santiago y la mayoría se lanza en btt. Yo recuerdo que hace años mis primos hicieron el Camino de Santiago pero con bici de carretera con alforjas y, ahora, sin embargo no ves mucha gente. Sí ves a ciclistas de centro europa: alemanes, belgas, algún suizo, quizás algún italiano pero lo que más se ve es gente viajando con btt. Además en Internet, por ejemplo, poco encuentras sobre rueda fina en comparación con la información que hay sobre bici de montaña.
 
Hace algo más de un mes hemos presentado unas guías digitales dirigidas, precisamente, a ciclistas de "rueda fina" ¿te parece una buena apuesta?
En España tenemos carreteras que están realmente bien. Cuando nosotros hemos hecho el Camino y tomábamos las alternativas por carretera que proponéis tuvimos oportunidad de ver estas carreteras. Son secundarias, están en buen estado y no tienen apenas tráfico por lo que no tienes el agobio de tener muchos coches así que se va muy bien por ellas.
 
En verano retomaréis el Camino del Cid ¿algún otro viaje "en cartera"?
El problema de los viajes es que tienes iniciativa, tienes ganas de hacer algo pero no hay tiempo. A Paula y a mí nos queda pendiente la Vía de la Plata no sabemos cuándo ni cómo pero la idea está ahí. A nivel de btt me queda alguna prueba por hacer como Monegros, Bierzo o la clásica cicloturista Lagos de Covadonga.

Acompáñanos en Facebook y en Twitter