Villafeliche


Aunque existen restos de presencia romana, el desarrollo de la población tiene lugar en época musulmana, y es probable que así la conociera el Cid en alguno de sus viajes e incursiones militares, quizá en la primavera de 1088, aunque no existe documentación fehaciente al respecto. La historia de Villafeliche cambió el 17 de junio de 1120, tras la derrota almorávide en la batalla de Cutanda (a 50 km de Villafeliche) a manos de Alfonso I de Aragón, el Batallador, quien por cierto había participado como infante en la expedición de 1097 a Valencia para ayudar al Cid contra los almorávides. Tras Cutanda los aragoneses ocuparon las ciudades de Daroca y Calatayud, y el valle del Jiloca hasta Monreal del Campo.

Si bien muchos abandonaron entonces sus hogares, en Villafeliche permaneció una importante población musulmana. A partir del siglo XIII la villa quedó vinculada a los Azagra, familia ligada a Albarracín. En fin de la población musulmana tendría lugar en 1610, con la expulsión general de los moriscos: entonces debieron abandonar Villafeliche unos 1.700, ocho veces su población actual.

Qué ver y hacer

Villafeliche es una pequeña localidad de menos de 200 habitantes situada en el valle del Jiloca. La población, de trazado angosto, evocadoramente medieval, es cruzada por calle larga que separa el pueblo hacia las huertas y hacia el castillo. Precisamente en la ladera del cerro aún quedan restos de la vieja mezquita, con culto hasta el siglo XVI. Según Madoz (siglo XIX), tenía capacidad para 400 personas. Por su pasado, Villafeliche es un buen lugar para detenerse a recordar el pasado morisco de algunas poblaciones, y de cómo influyeron en la cultura y las actividades comerciales de los siguientes pobladores. A principios del siglo XVII, la población estaba distribuida en dos barrios: el barrio de los cristianos viejos y el de los nuevos, al que habitualmente se le denomina morería. La división entre ambos estaba en la actual calle del Hospital que va de la calla Mayor a la calle Alta; toda la población hacia el sur era morisca, y se ha conservado la estructura de las calles, la distribución de las casas, la altura y algunos nombres: el "almacabre", antiguo cementerio islámico, o  plaza Era Jámila, lugar donde, según Isabel Álvaro, se apilaban las aceitunas durante la molienda.

Nuestra visita puede iniciarse en el castillo, al que podemos acceder desde la calle del Calvario, que es en sí una singularidad, pues en cada estación de su viacrucis hay una ermita, costeadas todas ellas por las familias pudientes de la localidad. El castillo actual, hoy en ruinas, si bien construido sobre la base de uno anterior islámico, data del siglo XIII o XIV. Las vistas del valle que desde allí se contemplan justifican la subida.

Ya en el pueblo, veremos algunas esculturas dedicadas a una de las grandes tradiciones de la villa, la alfarería, cuya tradición se remonta al periodo islámico. En la pequeña plaza mayor se encuentra encajonada la iglesia de San Miguel, barroca (siglo XVII), de ladrillo y tapial, y una esbelta torre mudéjar.

Pero buena parte de los atractivos de Villafeliche se encuentran en su rico valle, donde se ubicaron numerosos molinos de pólvora. La producción de pólvora surgió en el siglo XVI, y ya en 1764  había en funcionamiento 165 molinos polvoreros, cifra que aumentaría más de 200 en el siglo XIX. El conjunto formaba las Reales Fábricas de Pólvora. Tras cumplir un papel fundamental en los Sitios de Zaragoza durante la Guerra de la Independencia, en 1830 el rey Fernando VII cerró sus Reales Fábricas. Actualmente se ha instalado un pequeño centro de interpretación en uno de esos molinos que explica  a los visitantes la importancia de esta industria y el proceso de fabricación de la pólvora.

Además, no puedes perderte...
  • Aunque Villafeliche tiene muchos atractivos, te recomendamos pasar por primavera: su frondosa huerta de árboles frutales, en el valle del Jiloca, está en flor, y es un auténtico placer para la vista y el olfato.

Información práctica

  • Ayuntamiento: Plaza de la Iglesia, 6 (50391)
  • Teléfono: 976 891 201
  • Correo electrónico: villafel@dpz.es
  • Habitantes: 184
  • Altitud: 638 m.

Rev. (PAB) 07.07.2016