Valencia


Qué grande es la alegría que corre por el lugar,

cuando mio Cid ganó Valencia y entró en la ciudad.
Los que iban a pie caballeros se hacen;
el oro y la plata, ¿quién os lo podría contar?
Versos 1211 y ss. CMC 

 

La historia

Valencia, denominada Valencia del Cid, "Balansiya Ibn Saí­d" en árabe, fue conquistada por el Cid en el año 1094. Históricamente, tras varios intentos frustrados de conquistarla al asalto, la ciudad cayó después de un duro asedio de seis meses. Allí murió Rodrigo Díaz, como señor o príncipe de la ciudad, el 10 de julio de 1099.

La más importante de las ciudades de Šarq al-Andalus fue tomada por los árabes en el año 718. Tras la caída del califato, Mubarak y Mudaffar, antiguos administradores de las acequias del Turia, declararon la independencia de la taifa. Sin embargo, fue con el reinado de cuarenta años de Abd al-Aziz (1021-1061) cuando Valencia alcanzó su máximo esplendor como ciudad musulmana. Uno de los motores económicos de la ciudad era la abundancia de la huerta, fundamentada en un complejo sistema de irrigación. 

Tras la muerte de Abd al-Aziz, Valencia entró en un periodo convulso de gobiernos inestables y debilidad. El rey Alfonso VI, tras conquistar Toledo, colocó en el trono al rey depuesto, al-Qadir, quien fue escoltado hasta Valencia por Álvar Fáñez, fiel caballero del rey Alfonso. Al-Qadir, al ser atacado por el rey de la taifa leridana al-Mundzir, pidió ayuda al rey al-Mustain de Zaragoza, quien mandó al Campeador hacia Valencia. Rodrigo logró levantar el cerco y, en un giro de intereses, decidió ponerse del lado del al-Qadir, dejando así de estar al servicio del zaragozano y pasando a proteger al rey valenciano. Sitiada Valencia por Alfonso VI, a quien no acababa de agradarle la intromisión de su antiguo vasallo, el Cid decidió atacar la Rioja. Finalmente el rey leonés levantó el asedio. La situación política de la zona era muy inestable y los intereses de los protagonistas cambiaban con rapidez. En el año 1088 el Cid fue desterrado de nuevo por su rey. En 1094, muerto ya al-Qadir, y  tras seis meses de duro asedio en los que la ciudad tuvo que soportar un hambre devastadora, el Cid conquistó Valencia (15 de junio de 1094). La importancia de Valencia era tal que hubo diversos intentos de reconquista por parte de las huestes musulmanas, todos frustrados hasta la muerte del Campeador en la ciudad, el 10 de julio de 1099.  Su viuda, Jimena Díaz, defendió la plaza frente a las huestes almorávides hasta que la situación se hizo insostenible, abandonando la capital a manos de los musulmanes en 1102.

Tras diversos intentos de conquista cristiana –Alfonso I el Batallador (1125), Alfonso el Casto (1172)–, Valencia quedaría definitivamente en manos cristianas el 9 de octubre de 1238, cuando el rey Jaime I, de nuevo tras un largo asedio y repitiendo acciones que probablemente aprendió de su admirado Cid –como la disposición de un cuartel general en El Puig, desde donde castigar a la capital–, contempló cómo los musulmanes izaban la bandera aragonesa, indicando así su capitulación. Jaime I procedió a otorgar múltiples privilegios a la que fue joya de su corona, incluyendo los fueros –Els Furs– obra comparable a las Partidas de Alfonso X. A la muerte del rey Jaime, su hijo Pedro I el Grande le sucedió, manteniendo la política expansionista de su padre, y siguió dotando a Valencia de privilegios y mejoras legislativas. Todo ello, a la larga, desembocaría en la prosperidad que harían de Valencia la gran capital levantina del siglo XV.

 

El Cantar

En el Cantar de mío Cid  Valencia representa la culminación de sus sueños de recuperación del honor a través de un gesta inimaginable años atrás, cuando salió expulsado de su tierra "con lágrimas en los ojos". Según el poema el Cid conquistó la ciudad tras un largo asedio. El rey de Sevilla intentó recuperarla pero fue derrotado en una batalla campal en la huerta de Valencia. Finalmente El Cid recibió el perdón de Alfonso VI; su mujer e hijas viajaron a Valencia y el Cid les mostró sus dominios desde la torre del alcázar. Posteriormente el rey almorávide Yussuf acudió con 50.000 hombres para reconquistar, pero fueron igualmente vencidos. Tras esta victoria el Cid casó en Valencia a sus hijas con los infantes de Carrión.

Habría un nuevo intento de reconquista almorávide de la ciudad. Dos años después del matrimonio de las hijas del Cid, el rey Búcar asedió Valencia con 50.000 tiendas. Al igual que sus predecesores, cayó derrotado y fue muerto por el Cid ,quien se apoderó de su espada, Tizona, valorada en 1.000 marcos de oro.

El poema concluye su narración constatando la muerte del Cid en esta ciudad, con su honra recuperada y reconocido como gran señor.

 

La ciudad

Ejemplo de tradición y modernidad, Valencia posee un interesante casco antiguo, hoy recuperado en su mayor parte, integrado en una ciudad moderna de múltiples servicios, con un comercio y una gastronomía envidiables, y múltiples opciones para el ocio y la cultura, desde sus playas urbanas hasta la Ciudad de las Artes y las Ciencias.

La ciudad medieval se halla perimetrada por el antiguo cauce del río Turia, y las calles de Guillem de Castro, Xàtiva y Colón. Dentro pueden hallarse restos de la antigua muralla islámica. Aunque la conquista de Valencia por Jaime I, en 1238, transformó la ciudad, la documentación histórica y los hallazgos arqueológicos sitúan con facilidad algunos de los hitos cidianos, como el puente de Alcántara, donde hoy se encuentran las torres de los Serranos, o la Mezquita mayor, consagrada por el Cid en 1096, donde hoy se levanta la Catedral. La torre-campanario del Miquelete, uno de los símbolos de la ciudad, muestra, con sus estilos románico, gótico, renacentista y barroco, la continua transformación de esta ciudad que aún guarda entre la Avenida del Cid y la Plaza de España, un último recuerdo al Cid: la estatua ecuestre del Campeador, obra de Ana Hyatt Huntington, unida por lazos invisibles a su homónima en Burgos.

La Diputación de Valencia dispone de una guía urbana digital que te conducirá por algunos de los lugares más significativos de la ciudad vinculados con la historia y la leyenda cidianas y otros relacionados con la Edad Media en general. Puedes acceder a ella pinchando aquí.

 

No puedes perderte...
  • Patrimonios de la Humanidad que puedes conocer en Valencia. La Lonja de Valencia es uno de los ejemplos más fascinantes de la arquitectura civil gótica. El Tribunal de las Aguas se reúne los viernes frente a la puerta de los apóstoles de la Catedral: se trata de una institución de origen islámico que ha llegado hasta nuestros días. Las Fallas de Valencia son mucho más que una fiesta espectacular y única en el mundo, es una expresión popular cuyas raíces se hunden en el corazón del folcklore y la forma de ser de los valencianos.
  • La Valencia gótica. La ciudad es famosa por su patrimonio gótico, producto de la riqueza de la ciudad en los siglos XV y XVI, cuando el comercio mediterráneo estaba aún en auge frente al comercio oceánico aún en sus primeros pasos tras el descubrimiento europeo de América. La Lonja, la Catedral, las torres de Quart, las iglesias de Santa Catalina, San Juan, el convento del Carmen o el monasterio de la Trinidad y el puente del mismo nombre, o edificios civiles como las Atarazanas, el Palau de la Generalitat, el Palacio de los Almirantes de Aragón, o el Almudín, son algunos buenos ejemplos. Si estás interesado en el arte gótico valenciano consulta en las Oficinas de Turismo las posibles rutas urbanas que puedes recorrer.

 

Información práctica

Rev. ALC 22.06.2017