Torrehermosa


Se desconoce el momento de la fundación de Torrehermosa. Parece ser que era un enclave árabe en tiempos del Cid, y que su torreón tiene este origen. El viajero, una vez suba hasta la torre y observe el paisaje, corroborará esta impresión.

Qué ver y hacer

Cuando vayas a Torrehermosa no dejes de subir a la torre de origen islámico, no cuesta esfuerzo y ofrece una buena panorámica. La torre de vigilancia, de mampostería, conserva todo su poder evocador, especialmente para los fans del mundo medieval. Este es un buen punto desde el que iniciar la visita. Desde allí se divisa, encaramada sobre una loma, la ermita de la virgen de la Sierra. El pueblo es pequeño y armónico, bien conservado. En una plaza, cerca de la iglesia parroquial, se halla la estatua de San Pascual Bailón (Pascual Baylón Yubero). Este santo del siglo XVI nació en Torrehermosa y se fue a vivir a Monforte del Cid, donde según la tradición obró diversos milagros. En la plaza destacia la fachada y cúpula del palacio de Fabián y Fuero, neoclásico. La iglesia, del siglo XVIII fue construida sobre la casa del santo, y en su interior guarda un órgano del siglo XVIII construido por Francisco Verdalonga.

Sin embargo, para los viajeros cidianos una parte importante del interés de Torrehermosa está en sus arrabales, entre los muros de adobe y las puertas de las bodegas que perforan la loma que se alza sobre el pueblo.

En uno de sus extremos podemos encontrar un túmulo de rocas, una nevera bien conservada de época medieval, de cuatro metros de diámetro y  cinco de profundidad, donde se almacenaba nieve en el invierno con el fin de conservar los alimentos. Muy cerca de la nevera hay un bonito ejemplar de encina centenaria, bajo la cual el viajero podrá descansar y disfrutar del silencio y las apacibles vistas.

Información práctica

  • Dirección postal del ayuntamiento: Calle Carretera, s/n
  • Teléfono: 976 327 380
  • Correo electrónico: torreher@dpz.es
  • Habitantes: 67
  • Altitud: 839 m.

Rev. (PAB) 07.07.2016