Torres, puertas y muralla urbana de Teruel

Ubicación:

C/ Alcañiz 12-14. Teruel

Teléfono:

978 624 105 - Oficina de Turismo de Teruel

Restos de interés de las antiguas murallas que protegieron la ciudad de Teruel. Aunque no hay vestigios del antiguo castillo, sí que pueden rastrearse lienzos, portales y torreones de la antigua muralla. A estos fines servían también las torres de las iglesias de San Martín –asociada a la puerta de Daroca- o la del Salvador, que hacía las veces para el castillo desaparecido. Todavía se mantienen en pie dos portales, el de San Miguel o la Traición –junto al acueducto de Arcos, con arco rebajado en el interior y apuntado en el exterior- y el de Daroca o de la Andaquilla, con dos arcos apuntados, paso en recodo y adosado a la torre de San Martín. Junto a él nacen varios lienzos de muralla recuperados recientemente. De las torres de la antigua muralla se conservan cuatro: la de San Esteban –planta semicircular y fabrica de sillarejo-, la de Lombardera –ángulos achaflanados y terminada en semioctógono-, la de Ambeles con su característica forma estrellada y la de Rincón, con planta rectangular y adosada a un lienzo de la antigua muralla.

La datación de estos amullaramientos oscila principalmente entre los siglo XII y XIV. De los restos de la fortaleza del siglo XI poco se sabe, ya que por entonces Teruel debía contener una pequeña guarnición. La referencia del Cantar de Mío Cid obedece a la incipiente importancia que la población estaba adquiriendo a finales del siglo XII. Este es el motivo por el que el Cantar indica que el Cid,  tras asentarse en el cerro de El Poyo,  impuso un tributo a una serie de plazas musulmanas y, entre ellas, a Teruel.

Teruel es una ciudad para callejear. Existe una ruta urbana que recorre buena parte de los amurallamientos de la ciudad.

Visita: Libre.

Rev. ALC: 19.07.17