l'Almoina, Valencia

Ubicación:

Plaça de Dècim Juni Brut, s/n, 46003. Valencia

Teléfono:

96 208 41 73

El Centro Arqueológico de La Almoina es uno de los espacios arqueológicos más singulares que vas a encontrar en nuestro itinerario y una visita muy recomendable. Se trata de un yacimiento cubierto y acondicionado cuyas diversas catas nos muestran, sobre el terreno, restos arqueológicos monumentales de la ciudad romana, visigoda y árabe. Además, se muestran un buen número de piezas de esas épocas (cerámicas, monedas, utensilios domésticos...) halladas en la zona. 

 Su ubicación en medio de la ciudad antigua permite al visitante "recorrer" las termas o el foro de la civitas romana, magníficamente reflejada por la conjunción de las dos principales arterias, el cardo y el decumanus. En la parte sur destaca el área visigoda, donde se exponen el baptisterio, un ábside ligado al culto de San Vicente y varias tumbas monumentales. La parte oriental está ocupada parcialmente por el alcázar islámico, del que se conservan una noria, un patio con alberca y parte de la fortificación.El alcázar, de grandes dimensiones, se prolongaba hasta el actual Almudín y otros puntos de los alrededores.

Por su alto valor patrimonial y la existencia de restos del alcázar y otros hallazgos , hemos elegido l'Almoina como el lugar clave de Valencia para narrar la parte literaria de nuestra historia. Valencia, en el Cantar de mío Cid, es la ciudad soñada. Según el poema, tras un largo asedio, el Cid conquistó la ciudad. El rey de Sevilla intentó enseguida recuperarla, pero fue derrotado en batalla campal en la huerta de Valencia. Tras esta victoria el Cid recibió el perdón de Alfonso VI. Con estas noticias su mujer e hijas viajaron a Valencia, y el Cid las recibió alegremente a las puertas de la ciudad y les mostró sus dominios (la huerta maravillosa y grande) desde la torre del alcázar. Posteriormente el rey almorávide Yussuf acudió con 50.000 hombres para reconquistar Valencia, y fue igualmente vencido. Tras esta victoria el Cid casó aquí a sus hijas con los infantes de Carrión. Dos años después, el rey Búcar asedió Valencia con un ejército poderosísimo (50.000 tiendas, dice el Cantar). Búcar cayó derrotado y muerto por el Cid, quien se apoderó de su espada, Tizona, valorada en 1.000 marcos de oro. Finalmente, recuperada su honra y reconocido como gran señor, el Cid murió en Valencia, y así finaliza el Cantar.

Históricamente, la ciudad de Valencia fue conquistada por los almorávides poco después de la muerte del Cid. Tras la conquista de Valencia por Jaime I, en el siglo XIII, se levantó el edificio de la Almoina, que da nombre al lugar, destinado a la manutención de los pobres.

Visita. Con entrada. Para más información, llamar al Centro Arqueológico.

Rev. ALC: 10.08.17