El Castell Vell o del Fadrell, en Castellón

Ubicación:

A 8 km del centro de Castellón: por la N 340 se enlaza con CV 147 y luego un desvío al santuario de La Magdalena.. Castellón de la Plana - Castelló de la Plana

Teléfono:

964 355 100 - Cerro de la Magdalena

Restos de un castillo de origen islámico (siglos X y XI) que se levanta en el cerro que dio origen a la actual ciudad de Castellón y donde se han hallado restos de poblaciones neolíticas. El edificio se adapta de forma escalonada a los accidente de la colina y conserva muchos de los elementos originales árabes (el tapial y la mampostería) pues apenas fue modificado en época cristiana. En 1251, la población fue trasladada desde este lugar hasta el llano donde se acabaría fundando en 1252 la actual ciudad de Castellón.

Dado que la ciudad de Castellón aún no existía en época del Cid (su situación geográfica sobre una planicie, en los turbulentos siglos XI y XII, no ofrecía posibilidades serias de defensa) sin duda este es el lugar al que se refiere el Cantar de mío Cid cuando relata que, en su segunda embajada a Alfonso VI, tras la conquista de Valencia, Álvar Fáñez informó de que, entre las plazas que había conquistado el Cid, se hallaba Castellón. Este relato literario es un eco de la historia: a finales del siglo XI, el castillo árabe de Fadrell, a unos 7 km del actual Castellón, también conocido como el Castell Vell o Castilgone Ripa de Mare,  formaba parte de los dominios del rey Pedro I de Aragón en Levante, al igual que Miravet, Oropesa y la importante fortaleza de Montornés, de la que dependía. La sublevación de este castillo por parte de su población, mayoritariamente musulmana, propició que a principios de 1097 un ejército coaligado del Cid y el rey Pedro I sitiaran la fortaleza rebelde, que finalmente capituló. Ambas fortalezas permanecieron bajo dominio aragonés hasta la llegada de los almorávides en 1103

Tras diversas restauraciones, pueden distinguirse los tres recintos de los que se componía la fortaleza: la Alcazaba (en la parte superior) con los restos de murallas y de tres torres semicirculares; la Albacara en la zona intermedia –también con tres torres- y la ermita excavada en roca. Esta última fue construida en el siglo XV, primero el pórtico y posteriormente la capilla, cubierta con una bóveda de medio cañón y con dos naves paralelas. Las pinturas murales del interior son fechadas por algunos en el siglo XIV. Tanto la cocina como la hospedería son de épocas posteriores, del siglo XVII y XVIII, respectivamente.

Visita: Consultar horario de visitas del Cerro de la Magdalena.

Rev. ALC: 09.08.17