Castillo de los Fernández de Heredia, Torres y muralla urbana de Mora de Rubielos

Ubicación:

Ronda Martín Almagro, 1. Mora de Rubielos

Teléfono:

978 800 395 - Castillo

Fortaleza medieval de grandes dimensiones que corona la parte más alta del pueblo. Tiene planta irregular de cuadrilátero y son distinguibles dos estilos arquitectónicos en su traza: el románico en las partes más antiguas y el gótico en las más modernas. Se trata de un castillo de difícil clasificación en su aspecto exterior: todas sus fachadas y torreones defensivos (cuatro en total) son diferentes, primando una estética contundente con grandes muros que apenas respiran por los matacanes defensivos. Está facturado con sillería y mampostería.

Originalmente fue una fortaleza defensiva musulmana que, tras la caída de la ciudad a manos de Alfonso II el Casto en 1171, pasó a manos cristianas, iniciándose la construcción de la fortaleza que ahora contemplamos. Su parte más característica es el patio gótico del siglo XIII que estructura el interior del monumento y las diferentes estancias construidas a su alrededor. La más amplia acoge un pequeño museo con objetos pertenecientes a los moradores del castillo a lo largo de los siglos. En el piso superior se encontraban las habitaciones y las estancias más nobles. 

De sus cuatro torres defensivas, hay dos de planta cuadrada, una octogonal y otra hexagonal. Destaca la torre del homenaje, el oeste, casi maciza, sin apenas huecos defensivos, que servía como acceso al conjunto a través de una puerta de medio punto. El torreón cuenta con planta octogonal y, en su interior, guarda estancias de planta cuadrada, una de las cuales sería la iglesia. Otra de las torres, esta vez protegida por un puente levadizo, también servía como acceso.  Cuenta con una espectacular galería porticada con arcos ojivales apoyados en columnas octogonales, un monumentalismo más propio de un claustro religioso que de una fortaleza. 

En la actualidad, el castillo acoge un centro de exposiciones, la sede del Museo etnológico Municipal y los Festivales de Aragón. 

De la antigua muralla que rodeaba la ciudad sólo se conservan algunos tramos como las Torres de la Magdalena –situadas en una colina frente al castillo, unidas por una muralla con adarve- y los portales que permitían atravesarla. Estos son el de Teruel –junto a un gran muro de mampostería con arco rebajado exterior y de medio punto en el interior-, las Monjas –arco de medio punto extramuros y rebajado en el interior, tiene torreón prismático-, los Olmos –flanqueado por dos grandes torreones- o el que cierra la plaza Mayor, convertida su parte superior en vivienda. 

Visita: Con entrada, consultar horarios y visitas guiadas o exposiciones temporales en el Castillo.

Rev. PAB: 25.09.17