Ramal de Álvar Fáñez

Guadalajara
Recorrido:Desde Villaseca de Henares (Guadalajara) hasta Guadalajara (Guadalajara)
65.41KM
Cabecera mapa Cicloturismo Ramal Álvar Fáñez
Pulsa la imagen para ampliar

Cicloturismo de carretera por el ramal de Álvar Fáñez: el veloz ataque de Álvar Fáñez por la cuenca del Henares

  •  Recorrido: Desde Villaseca de Henares o desde Castejón de Henares (Guadalajara) hasta Guadalajara.
  • Provincias: Guadalajara
  • Kilómetros: 65 km aprox.
  • Jornadas recomendadas: 1 día
  • Dificultad: Baja 
Qué información sobre esta ruta puedes descargarte en esta página  

Recuerda que en las Oficinas de Turismo del Camino del Cid podrás obtener de forma gratuita más información sobre cada ruta: incluyendo los folletos y el salvoconducto.  

Argumento: tras las huellas del Cid

Este ramal recuerda la célebre algarada o ataque rápido de Álvar Fáñez. Según el Cantar, mientras el Cid tomaba Castejón, su fiel lugarteniente, acompañado por doscientos caballeros, saqueó la ribera del Henares hasta llegar a las puertas de Alcalá de Henares, pasando por Hita y Guadalajara. A su vuelta retornó con “muchos ganados de ovejas y vacas” y otras “grandes ganancias” que sirvieron para abastecer a las necesitadas tropas del Cid, y que enseguida partieron en dirección noreste, hacia Zaragoza por Anguita.

 El viaje: qué vas a encontrar

Este pequeño ramal nos lleva por pequeñas poblaciones hasta Guadalajara. En general el camino discurre sin sobresaltos por la vega del río Badiel, alternando el paisaje de vega con monte bajo y cultivos de cereal por carreteras secundarias. A su paso encontramos humildes vestigios de románico rural en Villaseca de Henares, Utande y Muduex. A mitad de camino, la villa amurallada de Hita -parada obligada en este camino- se alza bajo su castillo afirmando su doble condición de villa monumental (está declarada conjunto histórico-artístico) y literaria (es citada en el Cantar, y es la "patria chica" del Arcipreste de Hita).

 La ruta prosigue hasta Guadalajara -su nombre proviene del árabe y significa "río de piedras"-. Guadalajara fue en sus orígenes un puesto militar andalusí próximo a la frontera del Duero. Muchos de los ejércitos que venían de Toledo pasaban por allí y después se dirigían a Atienza o a Medinaceli. Aunque su monumento más emblemático es el Palacio del Infantado (XV-XVI), posee importantes hitos de origen medieval, como el puente califal (del que quedan escasos vestigios del siglo X, pues su apariencia actual data del XVIII), interesantes ejemplos de arquitectura mudéjar o los torreones del Alamín y de Álvar Fáñez (siglos XIII y XIV). 

 Consejos y recomendaciones
  •  Viaja tranquilo y seguro: lleva contigo los tracks y la topoguía.
  • Víveres y repuestos. Uno de los grandes alicientes del Camino del Cid es que discurre en su mayor parte por lugares muy atractivos pero muy poco poblados: muchos pueblecitos son muy pequeños y no tienen tiendas de comestibles. Es muy importante que, salvo que hayas planificado comer en un bar o restaurante, lleves algo de comida en tus alforjas (bocadillo, frutos secos, barritas energéticas...) que puedan ayudarte a salir de un apuro. No olvides tampoco llevar agua. En la mayoría de los pueblos hay fuentes: no olvides rellenar tu depósito antes de abandonarlos. Piensa que estás en una zona que no ha dejado de ser "territorio de frontera" desde la Edad Media.
  • Consigue tu salvoconducto. El salvoconducto es un "pasaporte" personalizado que puedes sellar en muchas localidades del Camino del Cid. Con él puedes obtener descuentos mínimos de un 10 % en más de 200 alojamientos y beneficiarte de ofertas promocionales. Es gratuito y se solicita en cualquiera de las más de 70 oficinas de turismo de la ruta o en el Consorcio Camino del Cid.
  • Tu guía literaria. Parece un peso innecesario, pero para muchos es una guía imprescindible: no olvides llevar un Cantar de mío Cid; podrás recrear in situ algunos de sus pasajes. ¡Si tu castellano antiguo flojea es preferible una edición modernizada!

Rev. ALC 04.10.16

Rutas de Cicloturismo relacionadas