El Destierro

Burgos - Guadalajara - Soria
Recorrido:Desde Vivar del Cid (Burgos) hasta Atienza (Guadalajara)
Jornadas:15 días (19 km/día aprox.)
285.94KM
Cabecera mapa Senderista El Destierro
Pulsa la imagen para ampliar

El destierro a pie: sigue las huellas del Cid, camino del destierro, por el viejo reino de Castilla

 

  • Recorrido: Desde Vivar del Cid (Burgos) hasta Atienza (Guadalajara)
  • Provincias: Burgos, Soria, Guadalajara
  • Kilómetros: 286 km aprox.
  • Jornadas recomendadas: 15 días
  • Dificultad: Baja

 

 Qué información sobre esta ruta puedes descargarte en esta página  

Recuerda que en las Oficinas de Turismo del Camino del Cid podrás obtener de forma gratuita más información sobre cada ruta: incluyendo los folletos y el salvoconducto.
 

Argumento: tras las huellas del Cid

Este tramo sigue en líneas generales los primeros días del destierro del Cid narrados en el Cantar, aunque también incluye otros pasajes del poema, como la Afrenta de Corpes. El Cid, desterrado, sale de Vivar con un puñado de caballeros y la orden real de abandonar Castilla en nueve días, plazo que el Cid utilizará para dejar a sus hijas y a su mujer en el monasterio de San Pedro de Cardeña, pertrecharse, y reforzar su reducido grupo de fieles alistando a nuevos caballeros y soldados. Aunque el Cid abandona Castilla justo en la sierra de Pela, en el actual límite entre Soria y Guadalajara (sierra que en 1081 marcaba la frontera natural entre los reinos de Castilla y Toledo), nuestro itinerario finaliza en el siguiente núcleo de importancia, ya en territorio musulmán: la villa histórica de Atienza, una plaza militar andalusí de frontera de gran importancia en los siglos X y XI. Intercala esta marcha al exilio el famoso episodio de La Afrenta de Corpes, narrado en el Cantar, en el que las hijas del Cid son ultrajadas y abandonadas por sus maridos. Tradicionalmente los estudiosos han ubicado este suceso legendario en Castillejo de Robledo.

 

El viaje: qué vas a encontrar

En este viaje te encontrarás con una parte importante de la esencia de Castilla. El paisaje alterna los cultivos de secano en los valles de los ríos Arlanza y Duero con los sabinares, robledales, pinares, monte raso y parameras. La ruta atraviesa seis Espacios Naturales, entre los que destacan el sabinar del valle del Arlanza y La Yecla (un cortado calizo a la salida de Silos y a pie de carretera que vale la pena visitar), y el espacio soriano del río Duero, de gran importancia medioambiental pero también geopolítica durante la Edad Media. Esta importancia se refleja en las numerosas atalayas y castillos que jalonan este espacio singular, comprendido entre Langa de Duero y Berlanga de Duero, y que tiene su emblema en la colosal fortaleza califal de Gormaz, de la que fue alcaide el Cid.

Pasarás por dos de los grandes monasterios fundacionales castellanos: el de San Pedro de Cardeña y el de Silos, y muy cerca del de Arlanza (a 8 km de Covarrubias), y conocerás lugares míticos dentro de la historia cidiana, como Vivar del Cid, San Pedro de Cardeña, Castillejo de Robledo o San Esteban de Gormaz entre otros y, por supuesto, Burgos, ciudad cidiana por excelencia con buena infraestructura para los cicloturistas y un patrimonio monumental de primera encabezado por su catedral gótica, Patrimonio de la Humanidad. En ruta encontrarás también numerosas huellas románicas en el fascinante claustro de Santo Domingo de Silos, en las pinturas de la ermita de San Miguel en Gormaz, en las iglesias de San Esteban de Gormaz y en otros muchas poblaciones que conservan muestras del llamado románico rural, de un gran poder sugestivo y evocador. Por lo demás, en este tramo predominan los pueblos pequeños y apacibles, algunos de ellos de "aroma" medieval y reconocido interés, como Covarrubias, Santo Domingo de Silos, Langa de Duero, San Esteban de Gormaz, El Burgo de Osma, Berlanga de Duero y desde luego, al final de este camino, ya en Guadalajara, la inexpugnable Atienza, todas ellas declaradas Conjunto Histórico y/o artístico.

La buena mesa del Cid

Por lo que se refiere a la gastronomía, en este recorrido no olvides probar la famosa morcilla de Burgos, referente de la gastronomía tradicional burgalesa basada en los guisos contundentes, como la olla podrida, y donde igualmente destaca el lechazo asado, platos también presentes en Soria y Guadalajara. El paso por Soria, paraíso micológico, proporcionará al viajero, sobre todo en temporada, suculentas sorpresas preparadas con níscalos, boletus, setas de cardo, amanitas, champiñones y trufa, cada vez más presentes en la mesa soriana así como los guisos de caza (corzo, ciervo y jabalí) y el inimitable torrezno de Soria. Entre los pescados, la trucha y el bacalao preparados de múltiples maneras son típicos de las tres provincias. Aunque existen otras denominaciones de origen, como la de Arlanza, los vinos más representativos en este recorrido son los de Ribera del Duero, reconocidos internacionalmente. Por último, te recomendamos rubricar este itinerario culinario con alguno de sus postres típicos, ya sea el queso de Burgos, acompañado de nueces y miel, o cualquiera de los muchos dulces y pastas elaborados con mantequilla soriana.

 

 Señalización y estado del Camino
  •  Para los senderistas el camino está señalizado en todo su recorrido con dos rayas rojas (en aquellos tramos donde el Camino del Cid no esté homologado como GR - Sendero de Gran Recorrido) y una raya roja y blanca, en aquellos tramos donde sí está homologado como GR 160 Camino del Cid o bien coincide con otro GR. Tanto en los mapas como en las topoguías se indica el tipo de señalización que vas a encontrar. También encontrarás paneles indicativos en los principios y finales de etapa así como postes con flechas indicativas y balizas.
  • Salida de Burgos. La salida de Burgos no está señalizada dentro de la ciudad y resulta un poco complicada: una vez dejas el Arco de Santa María cruza el río y la carretera, y sin entrar en la plaza Vega te desvías a la izquierda por la calle Calera y a continuación -todo seguido- llegas a la calle Santa Clara, dejas las traseras del Museo de la Evolución a la izquierda y sigues la calle Santa Clara hasta acceder al Bulevar, lo cruzas y continúas por la calle Carcedo. El paso elevado que cruza la autovía está temporalmente cortado desde noviembre de 2016, por lo que tienes que seguir las siguientes instrucciones: desde la calle Santa Clara cruzas el Bulevar y entras en la calle Carcedo. Al final de la calle Carcedo (a unos 100 metros tras cruzar el Bulevar) tomas a la derecha la calle Duero, bordeando un pequeño parque y cruzando la autovía por debajo de un puente, torciendo a continuación a la izquierda, siguiendo la calle Duero que desemboca unos 120 metros después en la calle Pisuerga, y enlazando aquí con la ruta senderista y BTT.

 

Consejos y recomendaciones
  • Longitud de las etapas: lo ideal es que cada uno defina sus etapas de acuerdo a sus fuerzas y aficiones personales: hay quien prima el aspecto deportivo, la dimensión cultural del viaje o el simple placer sensitivo de disfrutar con lentitud de paisajes y situaciones. Las etapas que planteamos son una mezcla de todo esto, y están pensadas para que un caminante medio en condiciones climatológicas estables pueda disfrutar con calma del itinerario.
  • Paisajes, gentes, tranquilidad, soledad. Vaya por delante: la ruta senderista del Camino del Cid no es para todo el mundo. Frente a otras rutas senderistas mucho más concurridas, el Camino del Cid a pie es hoy por hoy una experiencia más introspectiva (la mayor parte de los viajeros hacen el camino en bicicleta o en coche y moto). Los vastos espacios naturales que atravesarás afianzan esta sensación de soledad. Sin embargo, el contacto con la gente de los pueblos es total, convirtiendo tu viaje en un camino pleno en experiencias. De hecho, todos los caminantes con quienes hemos hablado nos comentan que su experiencia ha sido altamente positiva e inolvidable, plena en hallazgos. Es otra forma de entender el viaje, y tú decides qué hacer: este es un camino sólo para valientes.
  • Viaja tranquilo y seguro: lleva contigo los tracks (en formato gpxkmz y trk) y la topoguía senderista. La ruta está señalizada y todos los años hacemos labores de mantenimiento, aunque siempre pueden desaparecer señales (por accidente, climatología, vandalismo) y en ese caso, sobre todo en el monte, el recurso del track y la topoguía es importante. El mayor problema de orientación puedes encontrarlo dentro de los pueblos: aunque hemos señalizado internamente muchos de ellos, no lo están todos, y aunque sí lo estén puede suceder que no veas las marcas y en consecuencia no encuentres la salida con facilidad. Lo mejor es, desde luego, preguntar a los vecinos y llevar contigo los tracks o la topoguía, donde aparecen las indicaciones oportunas para seguir ruta.
  • A tu paso te encontrarás con algunas vallas con cancelas y quizá algún pastor eléctrico: son para evitar que el ganado vacuno pueda escaparse. Si ves ganado no te preocupes, ¡no hay ganaderías bravas! Simplemente pasa sin asustar a los animales y por favor ¡no olvides dejar cerradas las entradas tal y como te las encontraste!
  • Uno de los grandes alicientes del Camino del Cid es que discurre en su mayor parte por lugares muy atractivos pero muy poco poblados: muchos pueblecitos son muy pequeños y no tienen tiendas de comestibles. Es muy importante que, salvo que hayas planificado comer en un bar o restaurante, lleves algo de comida en tu mochila (bocadillo, frutos secos, barritas energéticas...) que puedan ayudarte a salir de un apuro. No olvides tampoco llevar agua. En la mayoría de los pueblos hay fuentes: no olvides rellenar tu depósito antes de abandonarlos. Piensa que estás en una zona que no ha dejado de ser "territorio de frontera" desde la Edad Media.
  • Reserva con antelación tu alojamiento. Vas a recorrer una de las zonas con menor densidad demográfica de Europa. Algunas poblaciones son muy pequeñas y sus infraestructuras limitadas. Reserva tu alojamiento en el fin de etapa con antelación, y si cambias de final comprueba que hay alojamiento en ese punto. Consulta el listado de alojamientos.
  • Consigue tu salvoconducto. El salvoconducto es un "pasaporte" personalizado que puedes sellar en muchas localidades del Camino del Cid. Con él puedes obtener descuentos mínimos de un 10 % en más de 200 alojamientos y beneficiarte de ofertas promocionales. Es gratuito y se solicita en cualquiera de las más de 70 oficinas de turismo de la ruta o en el Consorcio Camino del Cid.
  • Tu guía literaria. Parece un peso innecesario, pero para muchos es una guía imprescindible: no olvides llevar un Cantar de mío Cid; podrás recrear in situ algunos de sus pasajes. ¡Si tu castellano antiguo flojea es preferible una edición modernizada!
  • Y no hace falta decirlo pero... respeta la señalización que te encuentres: dañar, tirar o cambiar una señal significa que los que vayan detrás de ti podrían perderse.

Rev. JGG 16.05.17

Rutas de Senderismo relacionadas