Anillo de Gallocanta

Zaragoza - Teruel
Recorrido:Desde Daroca (Zaragoza) hasta Daroca (Zaragoza) (Ruta circular)
Jornadas:2 días
77.66KM
Cabecera motor Cicloturista Anillo-de-Gallocanta
Pulsa la imagen para ampliar

El Anillo de Gallocanta: cicloturismo por carreteras secundarias 

  • Recorrido: circular, Daroca - Daroca.
  • Provincias: Zaragoza y  Teruel.
  • Kilómetros: 78 km aprox.
  • Jornadas recomendadas: días.
  • Dificultad: Baja - media. 
 Qué información sobre esta ruta puedes descargarte en esta página  

Recuerda que en las Oficinas de Turismo del Camino del Cid podrás obtener de forma gratuita más información sobre cada ruta: incluyendo los folletos y el salvoconducto.
 

Argumento: tras las huellas del Cid

Este pequeño pero intenso anillo comienza en Daroca. Sabemos que el Cid histórico acampó durante varios días en esta ciudad en 1090, y que allí firmó un acuerdo con el conde catalán Berenguer Ramón II, a quien había derrotado poco antes en el Maestrazgo. El Cantar de mío Cid, a su vez, también se refiere a Daroca y afirma, con poco fundamento histórico, que la ciudad tributaba al Campeador, quien había sojuzgado con sus hombres toda la zona. Para imponer su ley, el Cid, siempre según el Cantar, estableció varios campamentos desde los que lanzaba sus algaras. Uno de ellos, el más conocido, lo situó en el Poyo del Cid (Teruel). El otro, en Allucant. No se sabe con exactitud donde se encuentra este lugar, aunque algunos estudiosos opinan que se trata de Gallocanta, población que era conocida como Allucant en el siglo XIII. Esta posibilidad nos abre las puertas a una ruta circular muy atractiva y de gran valor histórico y ecológico, ideal para un fin de semana. 

El viaje: qué vas a encontrar

Se trata de un anillo muy tranquilo y divertido para el cicloturista, siempre por carreteras de poco tráfico, aunque hay algún tramo con firme malo. El objetivo del viaje es conocer la laguna de Gallocanta y sus alrededores, para lo cual se propone un anillo alargado que nos permitirá recorrer todo su perímetro y pasar junto a la laguna dulce de Zaida. El itinerario finaliza en Daroca no sin antes, pasado Used, disfrutar de un divertido descenso.

La laguna de Gallocanta es un impresionante sistema lagunar jalonado de pequeños pueblecitos. Es una de las lagunas saladas más extensas de Europa Occidental y posee una gran diversidad biológica. Este ecosistema acoge cada invierno a miles de grullas y otras aves migratorias que se detienen aquí en sus viajes entre el norte de Europa y África. Se trata de un espectáculo natural de primer orden que, junto al buen número de aves acuáticas, esteparias y rapaces que alberga (más de doscientas especies), convierten a Gallocanta en uno de los paraísos ornitológicos de Europa.

La historia de esta zona es muy interesante: los asentamientos humanos documentados se remontan a unos 4.000 años. Las tierras son fértiles, las aguas de la laguna tienen concentraciones salinas superiores a las del mar, por lo que hubo desde la antigüedad explotaciones de sal y también mineras, de hierro, que requerían una gran cantidad de leña, lo que provocaría la deforestación del territorio y la irrupción de los cultivos y zonas de pasto. Se trata de una tierra rica protegida por sierras con dos pasos naturales importantes hacia el valle del Jiloca y Molina de Aragón. Las poblaciones, desde la antigüedad, estaban fuertemente defendidas; esto explica la densidad de castillos existentes: Santed, Gallocanta (apenas vestigios), Berrueco, Tornos... La mayor parte son de origen medieval pero se asientan sobre restos más antiguos. También hay interesantes yacimientos celtíberos, como el de El Castellar, que se encuentra a 1 km pasado Berrueco en dirección a Tornos.

El regreso, coincidente en el último tramo, nos devuelve a Daroca. Esta ciudad monumental fue fundada por árabes yemeníes en el siglo VIII. Tras cruzar sus imponentes murallas, el viajero se siente trasladado a otra época. Daroca posee un rico y variado patrimonio artístico tan extenso como su historia. Para conocer sus secretos lo mejor es callejear y perderse por sus pasadizos, patios y rincones. El pasado islámico también se deja notar en su gastronomía, y especialmente en su repostería, donde sobresalen las trenzas mudéjares o las almojábanas.

Consejos y recomendaciones
  • Se trata de un anillo cicloturista de dos días no muy exigente aunque con algunos fuertes repechos. Os recomendamos que hagáis la vuelta perimetral a la laguna al amanecer o al atardecer: se trata de un anillo plano en conversación tranquila con la Naturaleza, para olvidarse de todo y pedalear sin agobios.
  • Víveres y repuestos. Lleva siempre algo de comida en tus alforjas (bocadillo, frutos secos, barritas energéticas...). No olvides tampoco llevar agua.
  • Reserva con antelación tu alojamiento, especialmente si viajas en invierno, durante la temporada alta de grullas.
  • Consigue tu salvoconducto. El salvoconducto es un "pasaporte" personalizado que puedes sellar en muchas localidades del Camino del Cid. Con él puedes obtener descuentos mínimos de un 10 % en más de 200 alojamientos y beneficiarte de ofertas promocionales. Es gratuito y se solicita en cualquiera de las más de 70 oficinas de turismo de la ruta o en el Consorcio Camino del Cid.
  • Tu guía literaria. Parece un peso innecesario, pero para muchos es una guía imprescindible: no olvides llevar un Cantar de mío Cid; podrás recrear in situ algunos de sus pasajes. ¡Si tu castellano antiguo flojea es preferible una edición modernizada!

Rev (ALC): 20.01.17

Rutas de Cicloturismo relacionadas