Quintanarraya


La historia de Quintanarraya está vinculada a la ciudad romana de Clunia; al parecer su nombre proviene de Quintana Anaya, y ya aparece citada de modo colateral en un documento fechado en 1048 perteneciente al monasterio de Arlanza. Apenas un poblado, en tiempos del Cid Quintanarraya pertenecía a la abadía de San Sebastián de Silos por donación del rey Alfonso VI, realizada en 1073.

Qué ver y hacer

Situado en una llanura entre la que sobresalen pequeños montes de roble y encina, Quintanarraya es un pequeño y tranquilo pueblo, rico en agua, rodeado por los pequeños cauces del río Arandilla y del Dor, que convergen a la salida de la localidad. De hecho, el pueblo es atravesado por el Canal de los Molinos, cuyo nombre se debe a que antiguamente  las aguas de este canal servían para accionar varios molinos.

Al margen del paseo sosegado por la localidad, el viajero curioso podrá reparar en una de las paredes de la iglesia de la Cátedra de San Pedro de Antioquía, donde en su muro occidental hay una portada sencilla de origen románico de arco de medio punto lobulado. El edificio actual fue construido a principios de siglo XVIII. En su interior se conserva una pila románica.

Información práctica

Rev. (PAB) 06.07.2016