Pozuel del Campo


Las murallas de Pozuel del Campo nos hablan de la importancia estratégica de la localidad en la Baja Edad Media, situada a un par de kilómetros de la frontera entre Aragón y Castilla, en el camino de Monreal a Molina de Aragón. El castillo de Pozuel formaba parte de la línea defensiva del alto Jiloca, junto a otros castillos como el de Peracense o Tornos. Durante los siglos XIV y XV participó activamente en los conflictos entre aragoneses y castellanos, quienes lo pcuparon brevemente en 1365.

Qué ver y hacer

Pozuel del Campo se halla en las estribaciones de la Sierra Menera. Es un pueblo pequeño de agradable paseo. Nada más llegar el viajero puede observar su estructura acuertalada y los restos de sus murallas de tapial, sobre las que debía alzarse un pequeño castillo, hoy desaparecido, y desde el cual se arracima el resto de la población que conserva en el barrio alto la disposición callejera en anillo propia del Medievo. Aunque debió existir un emplazamiento fortificado anterior, las murallas actuales son del siglo XIII. No queda mucho de aquella época; aún puede verse, sin embargo, un torreón, muy reformado, o más bien reconstruido, como recuerdo de aquellos tiempos. También, para acceder a la iglesia de San Miguel (1723) el viajero atravesará una de sus antiguas puertas. Cerca de la iglesia (barroca, con un conjunto de retablos del XV al XVIII) hay un pequeño mirador que pone de manifiesto la importancia estratégica de Pozuel: al Este se observa la inmensa planicie  remendada con campos de cultivo del Jiloca, y al Oeste se entreven las formas abruptas de las sierras donde los quejigos y encinas conviven con los pinares de repoblación.

En los alrededores hay varias ermitas: las dedicadas a San Fabián y San Sebastián  (XVI) y a Santo Domingo de Silos (XV-XVI) son de estilo tardo - gótico, aunque modificadas con posterioridad.

Información práctica

Rev. (PAB) 07.07.2016