Pinilla de Jadraque


Presumiblemente la historia altomedieval de Pinilla de Jadraque está supeditada a los avatares de la propia Jadraque, situada a 12 kilómetros. De la presencia de la iglesia románica y el convento se deduce una significativa actividad económica, quizá relacionada con la carretería o la cría de ganado.

Qué ver y hacer

Pinilla de Jadraque es un pueblecito tranquilo, pequeño, dedicado principalmente a una agricultura ya en declive, situado en un agradable paraje de sierra baja, junto al que discurre el río Cañamares donde, si llegas en los meses de verano, podrás escuchar el piar peculiar de los abejarucos, aves migratorias de plumaje multicolor que vienen a reproducirse a España.

Pinilla de Jadraque es visita inexcusable para los amigos del románico por su iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, del siglo XII, de estilo románico rural. Destaca del edificio su galería porticada, ya que el resto ha sufrido varias remodelaciones -como la ampliación del ábside en el siglo XVII- o destrozos -como los producidos en el siglo XX por un incendio-. Con todo, vale la pena entrar y sentarse a disfrutar en silencio de la serenidad que uno encuentra en este tipo de galerías y contemplar los capiteles historiados de la cara occidental, de gran interés y cuya interpretación no es pacífica entre los entendidos en Arte.

Dentro del término municipal de Pinilla de Jadraque, a unos 2 km del pueblo, se halla el Convento del Salvador, hoy en ruinas, fundado en 1218 para monjas cirtescienses, y posteriormente ocupado por religiosas calatravas.

Información práctica

Rev. (PAB) 07.07.2016