Orea


No existe certeza sobre la existencia de un asentamiento musulmán en Orea, sin embargo las leyendas populares, compartidas por otras poblaciones de la zona, ubican aquí­­­ una población musulmana como así­­­ se deduce de algunos topónimos existentes, como la Cueva de la Mora o el cerro de la Mezquita, donde se hallan los restos de un antiguo castro o castillo, así­­­ como los restos de una torre construida, según la tradición popular, para defender a la población de las incursiones del caballero de Motos, bandido del siglo XV en cuya figura concurren por igual la historia y la leyenda.

Las primeras noticias fehacientes de Orea datan de la primera mitad del siglo XII, cuando Don Manrique de Lara inicia por orden del rey aragonés Alfonso I el Batallador la repoblación  del territorio, hasta entonces bajo poder musulmán, con gentes llegadas de Castilla y de los territorios vascos y navarros. La primera referencia documental de Orea, el testamento de Doña Blanca de Navarra, data del siglo XIII (1293). Situada en uno de los caminos que conducí­­­a Molina desde Albarrací­­­n, la importancia creciente de Orea  y sus recursos mineralógicos posibilitaron que en el siglo XVII, gobernando Felipe IV, se estableciera aquí­­­ una fundición y fábrica principalmente de balas de hierro para artillerí­­­a.

Qué ver y hacer

Orea, situada en el Sureste del Parque Natural del Alto Tajo, del que forma parte, es un pueblo serrano enclavado en un paraje natural de extensos pinares, y cuya población se dedica principalmente a la explotación de los recursos forestales y la ganaderí­­­a, y al turismo en menor medida. Precisamente el mayor interés de Orea se encuentra en sus alrededores: desde la población puedes hacer varias rutas y excursiones de indudable interés para los amantes de la mineralogí­­­a, en las que podrás ver rí­­­os de piedra, turberas, una laguna kárstica, o rocas volcánicas; así­­­ como distintas especies de hongos, dependiendo de la temporada; droseras o plantas carní­­­voras; aves forestales -herrerillos, carbineros, piquituertos, picapinos- y rapaces -azores y gavilanes- y con suerte algún ciervo y corzo, comunes en esta zona.

Para conocer mejor la zona, una opción es dirigirse al Centro de Interpretación Sequero de Orea, cuyo folleto puedes descargarte desde esta página, dedicado a los modos de explotación tradicionales de los recursos naturales por parte del hombre, y donde podrán informarte de las diferentes rutas posibles.

Además, no puedes perderte...
  • Un paseo natural. El interés de Orea reside precisamente en su entorno natural. Como curiosidades, puedes ver, a unos 4 km de Orea, en el entorno del área recreativa de la Fuente de la Jí­­­cara, el Pino de las Siete Garras, un pino silvestre de más de doscientos años del que han crecido siete ramas principales que crecen verticalmente y a la vez, aunque en la actualidad sólo podrás contar seis, pues una quedó destruida hace tiempo. El Pino de las Siete Garras es uno de los monumentos naturales más queridos por los habitantes de Orea, pero por su importancia vale la pena visitar el Rí­­­o de Piedra, se trata de una formación bloques de roca, debida a la acción del hielo que fragmenta las cumbres de cuarcitas del macizo del Tremedal, que se desplazan en masa valle abajo gracias a la gravedad. Este curioso fenómeno natural se encuentra en los bosques entre Orea y Orihuela del Tremedal, por lo que conviene informarte de su exacta ubicación en una de estas dos poblaciones del Camino del Cid.

Información práctica

  • Dirección postal del ayuntamiento: Calle Plaza, 1
  • Teléfono: 949 836 001
  • Correo electrónico: ayto_orea@hotmail.com
  • Habitantes: 184
  • Altitud: 1500 m.

Rev. (PAB) 07.07.2016