Morella


El Cid recorrió la comarca morellana al menos en cuatro ocasiones entre 1083 y 1091, pero nunca logró entrar en la ciudad, fuertemente protegida. Por entonces Morella se hallaba bajo el dominio de la taifa musulmana de Lérida. En 1083 la taifa estaba gobernada por Al Hayib, hermano del rey de la taifa de Zaragoza Al Mutamin, a cuyo servicio se encontraba Rodrigo. La rivalidad entre ambos hermanos llevó a Rodrigo a lanzar un ataque de castigo por la zona, llegando, según cuenta la Historia Roderici, hasta las puertas de la fortaleza morellana, causando grandes daños. Precisamente con el fin de establecer una punta de lanza en dicho territorio, reconstruyó en el invierno de 1083 el viejo castillo de Alolala, que algunos autores identifican con Olocau del Rey. Esa presión conduciría a Al Hayib a aliarse con Sancho Ramirez, rey de Aragón, para derrotar al ejercito zaragozano del Cid. En encuentro entre ambos ejércitos se inclinó del lado del Cid.

En 1089 el Cid regresó a Morella para lanzar varios ataques depredatorios. La presencia del Cid en la comarca morellana provocó una nueva alianza entre la taifa leridana y el condado de Cataluña: en 1090 en la zona próxima del Pinar de Tévar, tuvo lugar una nueva batalla, en la que el Cid derrotó al conde Berenguer Ramón II, haciéndole prisionero. Aún regresaría el Cid a Morella, en 1091.

Qué ver y hacer

Presidida por su castillo medieval y rodeada por dos kilómetros de murallas, Morella - capital de la comarca de Els Ports - posee, en su recorrido urbano, numerosas referencias medievales que la configuran como una de las paradas inexcusables del Camino. A sus empinadas calles escalonadas se asoman pintorescas fachadas con balcones de madera y la Basí­lica de Santa Marí­a, una de las iglesias góticas más llamativas de la Comunidad Valenciana. Al margen de estos atractivos, Morella ofrece una intensa actividad cultural, sobretodo durante los meses de verano. Entre otras, cabe destacar el Festival de Música que se celebra en la primera semana de agosto. La actividad se lleva a cabo en el entorno del órgano de la Arciprestal, que data de 1719 y que es obra del organero Francesc Torull.

Además, no puedes perderte...

La riqueza artesanal de las mantas morellanas: los tejidos se siguen realizando en telares manuales. Su confección data del siglo XII y representan un atractivo más de la ciudad.

Información práctica

Rev. (PAB) 06.07.2016