Lodares


Lodares se encuentra en el valle del río Jalón, a casi 1.000 metros de altitud, en una orografía cortada por la autovía, entre laderas rasas de vegetación arbustiva.  Es un pequeño núcleo de población, similar a la aldea que fue en tiempos, vinculada al menos a partir del siglo XVIII a la existencia de una casa de postas: por entonces Lodares era intersección de varios caminos de "carruaje" y "herradura" procedentes de Madrid y Sigüenza, y que allí convergían hacia Zaragoza como destino principal. En la casa de postas los viajeros hallaban descanso y también las bestias, que eran reemplazadas llegado el caso. De esta casa no queda nada, o tal vez sí:  junto a la pequeña iglesia del pueblo hay un edificio derruido con un arco de medio punto que algunos identifican con la casa de postas y otros con una torre de vigilancia. En cualquier caso la casa de postas existió: precisamente el sello del salvoconducto de Lodares rinde homenaje a este servicio utilizando como motivo un lacre con el que se sellaban las cartas hasta entrado el siglo XX, mucho antes, claro, de la aparición de internet y los ordenadores. Al otro lado de la carretera hay un viejo molino de los cuatro o cinco que, se dice, hubo en la localidad.Desde Lodares y por el camino del Cid accedemos al despoblado de Corvesín, uno de los muchos pueblos sorianos ya abandonados. Pasear por sus casas semiderruidas produce siempre en el viajero sensaciones contradictorias.

Información práctica

  • Habitantes: 10
  • Altitud: 922 m.

Rev. (PAB) 07.07.2016