La Vilueña

Qué ver y hacer

El caserío de La Vilueña se dispersa sobre un pequeño promontorio elevado en un lugar estratégico donde confluyen tres barrancos. De origen musulmán, la población pasará a la Corona de Aragón en 1122 tras la victoria en la batalla de Cutanda por Alfonso I. De su antiguo castillo apenas se conservan los restos de un espolón en el extremo. Muy probablemente la fortaleza, cuyas piedras debieron ser reaprovechadas para la actual iglesia, llegase hasta la torre del templo.

Durante la Edad Media La Vilueña formaba parte de la Comunidad de Aldeas de Calatayud, si bien posteriormente pasará a formar parte del señorío de diferentes linajes. En 1691 el rey Carlos II nombrará Marques de La Vilueña a Don Dionisio Ximénez de Urrea, título que con el paso de las generaciones recaerá en la familia Carrillo, de Vinuesa (Soria) donde se conserva el palacio de los Marqueses de La Vilueña.

La historia de La Vilueña recoge episodios milagrosos como el acaecido en 1601, cuando tras el desgraciado incendio de la iglesia, apareció intacta la arqueta con las sagradas formas. Fue de tal repercusión que, por encargo de Felipe III, el duque de Lerma visitó la población dando fe de lo acontecido, y se le otorgó el título de Villa.

Destaca entre el caserío la Iglesia de Santa María, construcción de estilo gótico-mudéjar, de una sola nave con cuatro tramos y coro alto a los pies, que ha sufrido numerosas modificaciones a lo largo de los siglos. 

No podemos olvidar el pequeño embalse situado a la salida de la población camino de Munébrega. Construido a finales de los sesenta del siglo XX para uso agrícola ofrece unas bonitas vistas de la población desde el pequeño paseo habilitado a su alrededor.

Información práctica

  • Ayuntamiento: Calle Vigas, s/n (50219)
  • Teléfono: 976 842 329
  • Correo electrónico: viluena@dpz.es
  • Habitantes: 98
  • Altitud: 700 m.

Rev. (PAB) 10.07.2017