La Pobla de Farnals


Desconocemos el origen de La Pobla de Farnals. Sabemos que ya existía, posiblemente como alquería, en tiempos del Cid. De hecho, en 1098, cuatro años después de la conquista de Valencia, el Cid donó la villa de "Frenales" a la reinstaurada sede episcopal de Valencia y a su nuevo obispo, el francés Jerónimo de Perigord. La población vuelve a aparecer con el nombre de Fernalis ya en el siglo XIII, en distintos documentos del rey Jaime I. Por entonces La Pobla era una alquería que contaba con varios hornos y molinos.

La población debió de ser mayoritariamente musulmana hasta su expulsión en 1608. De su pasado musulmán no quedan restos materiales, aunque la tradición integra en ese pasado la fuente de Caduf, frente a la iglesia, y el Camino de los Moriscos, que une el barrio del Moratall con la costa.

Qué ver y hacer

El origen del núcleo urbano en su actual configuración -esto es, tras la conquista de Jaime I-, parece estar en su iglesia parroquial de San José, construida en 1737, con varias reformas en el XIX. Hoy La Pobla de Farnals se muestra al viajero como un pueblo tranquilo de casas de pocas alturas que se prolonga hacia su pequeño litoral ocupado mayoritariamente por un puerto deportivo y las dos pequeñas playas de arena que a los lados se confunden con las de Massamagrell y el Puig.

Información práctica

Rev. ALC:  18.09.17