Gea de Albarracín


La historia islámica de Gea está vinculada en sus orígenes, ya en el siglo VIII, a la familia Banú Razin, que gobernaría con el tiempo un reino o taifa cuya capital era Albarracín. Es muy probable que el Cid pasara por esta localidad en sus viajes a Albarracín, aunque no se posee constancia documentada de este paso. El final del dominio de los Banú Razín llegaría a principios del siglo XII, y en 1104 quedó bajo el domino almorávide. La historia de Albarracín es muy intensa en los años siguientes, hasta que en 1168 pasa a manos de Pedro Ruiz de Azagra, quien levanta sobre el antiguo reino taifa un importante señorío. Gea no siempre dependió de Albarracín, y su historia en los siglos posteriores, durante toda la Baja Edad Media, sufre numerosos cambios a raíz de las disputas entre los distintos señores y las coronas de Castilla y Aragón.

Qué ver y hacer

Gea de Albarracín es un pueblo de la Sierra de Albarracín (Teruel) levantado junto al cauce del río Guadalaviar (que tras pasar por Teruel tomará el nombre de Turia) a los pies de la Sierra Carbonera donde se encuentra el paisaje protegido de los Pinares de Rodeno. Cuenta con ayuntamiento propio y pese a que históricamente no perteneció a la Comunidad de Albarracín, en la actualidad forma parte de la Comarca de la Sierra de Albarracín.

El paisaje que rodea a Gea de Albarracín es una pequeña síntesis de la variedad de contrastes que encontramos en toda la Sierra de Albarracín: desde las plataformas calizas cubiertas de matorral mediterráneo al norte de la población, al paisaje del rodeno con frondosos bosques de pino resinero sobre areniscas y conglomerados rojizos, o las profundas hoces excavadas por el río Guadalaviar, cubiertas de densos bosques de ribera junto a la fértil vega.  

El caserío de Gea se estructura de forma alargada en torno a la calle Mayor en su donde se ubican los principales edificios de la población como la iglesia de San Bernardo, los portales de acceso, la ermita de San Roque, el convento del Carmen (el convento de las Capuchinas se encuentra al otro lado del río) y varios edificios monumentales como el ayuntamiento o la Casa Grande. Las casas se extienden desde los pies de la ladera hasta el río Guadalaviar, donde un sencillo puente (por el que acceden los visitantes del Camino del Cid a la población) enlaza con el barrio de San Antonio. La influencia islámica puede percibirse en la configuración de algunas de sus calles donde conviven, se conservan un buen número de edificios que mantienen rasgos de la arquitectura popular serrana con estructuras de tapial reforzado con maderos y la típica rejería. 

Además, no puedes perderte...
  • Además del acueducto, si te interesan los parajes singulares te recomendamos que visites los Pinares del Rodeno: se trata de un paisaje de más de 3.000 hectáreas de areniscas rojas y conglomerados sobre los que crecen extensas masas de pino rodeno, y está ubicado en los términos de Gea, Beza, y Albarracín.

Información práctica

Rev. (PAB) 10.07.2017