Espinosa de Cervera


La imprecisión del topónimo de Spinaz de Can, lugar o paraje burgalés citado en el Cantar de mio Cid en el verso 393, ha llevado a algunos estudiosos a situarlo en  Espinosa de Cervera principalmente por razones de semejanza fonética, si bien la mayoría ubica este lugar entre los montes que se hallan al sur de Santo Domingo de Silos y el norte de Huerta de Rey. En todo caso, su situación, entre el valle del Duero y la Sierra de la Demanda, convirtió este enclave durante la Edad Media en lugar de paso: para Gonzalo Martínez Díez, por ejemplo, Espinosa de Cervera, como Hortezuelos, era uno de los puntos de paso hacia Santo Domingo de Silos que siguió Almanzor y su ejército en sus campañas militares de los años 994 y 1002. 

Qué ver y hacer

Espinosa de Cervera se encuentra dentro del Espacio Natural de los Sabinares del Arlanza, a 1.000 metros de altitud, en las laderas de los Peñas de Cervera, en las estribaciones de la Sierra de la Demanda. Sabinas, robledales y encinas, así como diversos cultivos de secano y pastizales, configuran el paisaje al ojo del viajero. En su término municipal nace el río Esgueva y posee algunos ejemplos de encinas milenarias. El pueblo, pequeño y recogido, conserva algunos ejemplos interesantes de arquitectura tradicional, como las típicas chimeneas serranas de forma cónica, así como algunas construcciones singulares (la llamada casa del cura o la fuente de origen incierto, llamada romana o románica indistintamente). Sin embargo, su mayor interés está en la iglesia de San Millán, románica, del siglo XIl: sobresale su torre y su bonito ábside, en el que pueden verse algunos canecillos interesantes: animales y bestias, un escriba o un soldado medieval, entre otros. La situación de Espinosa permite al viajero realizar varias rutas senderistas, una de trazado circular, como el PR BU - 78.

Información práctica

Rev. (PAB) 06.07.2016