Espadilla


Las estrechas y empinadas calles de Espadilla reflejan el pasado musulmán de la localidad. De hecho parece que fue el rey Zayd Abu Zayd, fiel aliado de Jaime I, quien donó Espadilla al Arzobispado de Tarragona tras convertirse al cristianismo. Tras la Reconquista, el municipio quedó integrado en la Baronía de Arenós y después en la casa ducal de Gandía hasta que, por rebelión, le fue confiscada por el rey Juan II en 1462, quien la cedería en 1471 a su hijo Alfonso, creando el ducado de Villahermosa en la que quedaría incluida. Tras la expulsión de los moriscos en 1609 la población sufrió un notable descenso poblacional cerrándose 85 casas (382 personas).

Qué ver y hacer

A escasos 16 kilómetros de Onda en dirección a Montanejos, Espadilla se asienta sobre la ladera de una montaña a los pies del río Mijares. Precisamente es aquí donde se concentra su casco urbano mientras que en las tierras cercanas al río se encuentran las huertas rodeadas de grandes extensiones de bosques en los que predominan pinos y encinas.  

Uno de los puntos de interés para el viajero del Camino del Cid es el castillo musulmán de la localidad. Ubicado a poco más de un kilómetro del centro se accede a través de un camino señalizado. Como suele ocurrir en estos casos, se encuentra en ruinas aunque aún se puede apreciar la Torre Mayor y los trazos de la muralla. También fuera del núcleo poblacional, en una zona de huertas, se encuentra la Ermita de San Roque, del siglo XVIII y restaurada recientemente por miembros de la asociación Amigos de San Roque. Ya de regreso al núcleo urbano destaca la Casa Abadía, edificio del siglo XVII y actualmente sede del ayuntamiento o la iglesia parroquial de San Juan Bautista. 

Además, no puedes perderte...

Desde Castellón se accede a Espadilla a través de la CV-20. Se trata de una de las Carreteras Singulares del Camino del Cid y la primera carretera panorámica catalogada por la Comunidad Valenciana. La carretera, en pleno espacio natural de los Estrechos del Río Mijares, acompaña en su descenso al río Mijares, que se ensancha en el embalse del Arenós y vuelve a estrecharse cerca de Montanejos. Atraviesa un atractivo paraje con importantes valores ecológicos y paisajísticos y posee vistas excepcionales.

Información práctica

Rev. (PAB) 06.07.2016