Elda (Alicante)

Cuando llegan los musulmanes en el siglo VIII, la ciudad de Elda pasó a formar parte de la Cora de Tudmir y su actividad fue languideciendo hasta convertirse en una simple alquería. A partir del año 1172 los musulmanes fortificaron la frontera del Vinalopó y construyeron la fortaleza en torno a la cual se fue instalando una comunidad campesina que constituyó el auténtico origen de la ciudad de Elda.

Qué ver y hacer

La ciudad de Elda se encuentra en la comarca del Medio Vinalopó, de la cual es la capital administrativa. En torno a las escasas pero bien aprovechadas aguas de este río se ha ido extendiendo la población. Y es que lo primero que llama la atención  al visitante del Camino del Cid es el tamaño del entorno urbanizado, ya que junto a Petrer forma una gran conurbanización  que aglutina a más de 90.000 habitantes.

Los primeros testimonios de la ocupación de Elda se remontan al neolítico, que se sucederán en poblamientos de cierta entidad como el yacimiento íbero-romano de El Monastil, pues ya desde la antigüedad formaría parte de las grandes rutas comerciales como la Vía Augusta. Tras la invasión árabe se desplaza el poblamiento a las fértiles márgenes del Vinalopó a modo de pequeñas alquerías y poco a poco se empieza a definir su actual ubicación en torno al castillo. Durante la reconquista se convirtió en una plaza muy disputada entre castellanos y aragoneses por su importancia estratégica en el paso del Mediterráneo a la Meseta. 

La historia de Elda no se puede escribir sin hacer referencia al papel que ha jugado y juega la industria del calzado en el desarrollo y expansión de la población. Durante siglos la villa se dedicó a la producción de esparto para su transformación en otras localidades del entorno. Pero el cambio llegará a mediados del siglo XIX, cuando empiezan a florecer numerosos pequeños talleres de manufactura de calzado de piel que rápidamente empezarán a demandar nueva mano de obra, multiplicando su población por seis en cincuenta años. 

El viajero del Camino del Cid que accede a Elda por el camino senderista y btt, atraviesa la ciudad ajeno al resto del caserío siguiendo el parque lineal del río Vinalopó, donde podrá descansar a la sombra de sus frondosos árboles y refrescarse en sus numerosas fuentes. Sin duda merece la pena desviarse del camino para visitar los restos del antiguo castillo, la iglesia de Santa Ana, el museo del calzado o el museo arqueológico. Paseando por el centro de Elda tendremos la oportunidad de descubrir numerosos edificios modenistas bien conservados como el casino eldense siguiendo una traza de calles rectas fruto de un crecimiento urbanístico rápido pero ordenado.

Información práctica

  • Ayuntamiento: Plaza Constitución, 1 (03600)
  • Teléfono: 965 380 402
  • Correo electrónico: ayuntamiento@elda.es
  • Web: www.elda.es
  • Habitantes: 51.355
  • Altitud: 395 m.

Rev. (PAB) 10.07.2017