Cinctorres (Castellón)


La primera noticia que se tiene de Cinctorres se encuentra en la Carta Puebla de Camarón. En ella se delimitan los dominios que se le otorgan y ya se habla de `Quinque Turris´,  lo que hace pensar que la localidad ya podía existir antes de la reconquista de Morella y sus tierras. El documento está fechado en el año 1194 prácticamente cien años después de la muerte del Cid. No obstante, no sería hasta 1231 cuando el municipio fue fundado como tal. Lo hizo Blasco de Aragón, fiel aliado de Jaime I, que decidió donar la localidad a la familia En Torres. Hay teorías que apuntan que su blasón, formado por 5 torres, dio el nombre a la villa. Sin embargo, otras teorías determinan que el nombre viene dado por las cinco torres que pudieron existir en su casco urbano o en su término municipal aunque esta idea parece formar parte más bien de la leyenda. 

La Edad Media fue para Cinctorres la época de su máximo esplendor. En 1691 consiguió la autonomía de Morella (localidad de la que dependían hasta esa fecha) convirtiéndose así en villa real. 

Qué ver y hacer

Cinctorres pertenece a la comarca de Els Ports. Se distingue por sus magníficos paisajes y por ser, desde el año 2009, zona ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves). Del municipio parten pequeñas rutas senderistas que permitirán acceder a lugares de gran interés ecológico y medioambiental. Uno de ellos es el paraje de la Roca Parda, situado a unos tres kilómetros de la localidad. Sus espectaculares vistas, con pared de roca, cuentan con la presencia de buitres leonados (anidan en las inmediaciones) y de la cabra hispánica la cual puede dar señales de presencia en cualquier momento. Volviendo al casco urbano del municipio y cogiendo nuevamente un sendero que parte de las traseras del Pabellón Municipal de Fiestas se podrá acceder a otro lugar de interés, en este caso, `medieval´ ya que el viajero llegará hasta la torre de los Moros, una torre auxiliar de arquitectura medieval de la cual se desconoce la fecha de construcción.

Merece también una parada el ayuntamiento (conocido popularmente como la `Casa de la Vila´) un edificio claro ejemplo del gótico civil o el antiguo hospital que actualmente alberga un museo etnográfico. No obstante, para conocer de primera mano las tradiciones de la localidad nos detenemos en otro museo, en este caso, el Museo de la Faja. Situado en el centro de la localidad, pretende recordar y rendir un pequeño homenaje a una de las figuras más típicas cinctorranas: el `faixero´, un vendedor de fajas que viajaba por España con las fajas al cuello, en carro o en bicicleta, que previamente habían tejido las mujeres en los telares de madera que estaban presentes en todas las casas. De hecho los vecinos de Cinctorres han sido nombrados en muchas ocasiones como los `faixeros´. 

Información práctica

Rev. (PAB) 06.07.2016