Castilblanco de Henares

Qué ver y hacer

Pequeña población perteneciente al municipio de Jadraque que se ubica en el tramo bajo del río Cañamares, a escasos metros de su confluencia con el río Henares. El paisaje que rodea a Castilblanco está marcado por la presencia de los dos ríos, que conforman amplias vegas con fértiles campos de regadío y frondosos bosques de ribera.  

Hasta hace no muchos años se conservaba en la parte alta de la población los restos de una antigua torre vigía andalusí construida con las rocas de yeso del entorno que era conocida como “el Castillejo”. Esta construcción de la cual solo se conserva la memoria y que da nombre a la población, tendría un papel fundamental para el control del valle durante la reconquista. 

En la entrada de la población, una frondosa chopera a orillas del río Cañamares acondicionada con bancos, invita a una pausa al visitante del Camino del Cid para disfrutar de la belleza del lugar. Un sencillo puente nos da acceso al pueblo que se dispersa por una suave ladera en la margen del valle. El caserío de anchas calles es compacto y se estructura en torno a una gran plaza ajardinada con una pequeña fuente y el frontón. Sus construcciones son sencillas y rara vez superan las dos alturas, pudiendo observarse algún edificio tradicional levantado en piedra de yeso del entorno. La iglesia se ubica en las afueras de la población, junto a la salida del Camino del Cid. Se trata de un magnífico edificio de origen románico que cuenta con un bonito atrio y una espadaña triangular con dos campanas.

Información práctica

  • Habitantes: 15
  • Altitud: 820 m.

Rev. (PAB) 26.05.2017