Castejón de Henares


En Castejón   todos se levantaban,

abren las puertas,   fuera saliendo estaban,
para ver sus cultivos   y todas sus propiedades.
Todos han salido,   las puertas abiertas dejaban,
con la poca gente   que en Castejón se quedara,
la gente que estaba fuera   toda iba dispersada.
El Campeador   salió de la emboscada...
Versos 458 y ss. CMC

Cuenta el Cantar que el Cid, tras abandonar el reino de Alfonso VI, entró en tierras musulmanas de Guadalajara. Necesitado de víveres y con las arcas vacías, el Cid decidió tomar la plaza de Castejón mediante una celada, mientras Álvar Fáñez saqueaba las poblaciones de la cuenca del Henares. Estando Castejón, una población de la taifa de Toledo, bajo la protección del rey Alfonso VI, la mesnada del Cid, una vez abastecida, abandonó la villa sin causar mayor mal a sus habitantes, encaminándose al noreste, hacia Calatayud. Esta política, magnánima para la mentalidad de la época, es muy corriente en el Cantar, donde contrastan las sangrientas batallas con el buen trato posterior a los vencidos.

En el Cantar, Castejón tiene el dudoso honor de ser la primera localidad atacada por el Cid, aunque para algunos estudiosos este "Castejón" al que hace referencia el Cantar podría ser Jadraque. Históricamente resulta conflictivo determinar la causa por la cual el poeta incluyó a Castejón en su narración. Nada queda de la plaza presuntamente fortificada del Cantar, aunque los habitantes de Castejón llaman "el castillo" a un lugar cercano a la iglesia donde puede adivinarse el lienzo de una vieja construcción. Según Manuel Criado del Val, Castejón fue durante buena parte de la Edad Media un emplazamiento fuerte, y Peter E. Russell afirmó, sin aportar pruebas concluyentes, que allí había dos fortalezas. Lo cierto es que la posición geográfica de Castejón, en un alto, encajonada en un pequeño valle, posibilita la existencia de una plaza fuerte.

Históricamente, los pasajes del Cantar referidos a la campaña del Henares son difícilmente contrastables, ya que posiblemente al ser desterrado el Cid no se dirigiera a las tierras del reino de Toledo, sino directamente hacia Barcelona. De un modo u otro, parece que estos pasajes son eco de la campaña de castigo que el Cid lanzó sobre el valle del Henares en 1081, donde inflingió duras pérdidas a las localidades de la taifa musulmana de Toledo, por entonces bajo la protección de Alfonso VI.

Qué ver y hacer

Castejón se halla tras un pequeño alto, encajada en un estrecho valle. Un paseo por el pueblo nos lleva a la iglesia, del siglo XVI, en cuyos alrededores se cree estuvo una fortaleza musulmana; antes, el viajero podrá beber agua del antiguo rollo jurisdiccional, hoy convertido en fuente pública. En Castejón, el mito cidiano traspasa los versos del Cantar para adueñarse de los cimientos de una vieja casa de adobe y mampostería, a la entrada del pueblo, llamada La Casa del Cid. Diversas leyendas rondan la casa -allí vivió la amante del Cid, bajo sus cimientos se guardó un gran tesoro, etc.-; el viajero podrá elegir la que más le seduzca.

Cómo llegar... y volver
  • La compañía de autobuses Serrano Campos realiza el trayecto Castejón de Henares - Guadalajara - Castejón de Henares aunque sólo dos días a la semana. Se trata de un trayecto "bajo demanda" por lo que tendrás que llamar con antelación para saber si se realizará el trayecto o no al número de teléfono 949 890 280. Se trata de un microbús por lo que es probable que el portaequipaje no tenga espacio para transportar la bicicleta.  

Información práctica

Rev. (PAB) 22.01.2018