Burgos

  • Catedral de Burgos / PAB.
  • Burgos, Fin de Semana Cidiano, en octubre / ALC.
  • Castillo de Burgos / ALC.
  • Interiores fascinantes, Catedral de Burgos / Blas Carrión
  • El Cantar de mío Cid fue escrito un siglo después de la muerte del Cid, y mezcla hechos reales con otros inventados para dar lugar a un personaje literario muy potente: el Cid Campeador que ha llegado a nuestros días. En la imagen: la estatua más fotografiada de la ciudad de Burgos es esta del Cid, obra del escultor Juan Cristóbal / ALC.
  • El casco viejo de Burgos posee una protección especial por UNESCO / Manuel Muñoz García.
  • En el primer fin de semana de octubre tiene lugar, en la ciudad de Burgos, el Fin de Semana Cidiano, que recuerda el destierro legendario del Campeador / ALC.
  • El Cid se despide de los burgaleses. Representación durante el fin de semana cidiano de Burgos, el primer fin de semana de octubre / ALC.


La ciudad de Burgos está muy vinculada "emocionalmente" al Cid. Aunque Rodrigo nació muy probablemente en Vivar y desarrolló buena parte de su vida militar en los territorios de las taifas de Zaragoza y Valencia, y a pesar incluso de que en el Cantar de Mío Cid sus habitantes -por temor a la ira del rey Alfonso VI- le niegan ayuda al Cid, Burgos es la ciudad cidiana por excelencia.

En tiempos de Rodrigo y de Alfonso VI Burgos tenía aproximadamente unos 2.000 habitantes, y había dejado de ser una plaza de vanguardia para convertirse en una emergente villa comercial gracias al Camino de Santiago, hoy Patrimonio de la Humanidad, y a la importancia política y religiosa progresivamente adquirida desde finales del siglo X.

Actualmente existe una ruta que recorre los lugares que aparecen en el Cantar y algún otro igualmente legendario: tras atravesar el Arco de San Martín, y a los pies del castillo, se alza el Solar del Cid, con un sencillo monumento a su memoria. La tradición enmarca en la iglesia de Santa Águeda la legendaria Jura de Santa Gadea, en la que el Cid obligó a jurar al rey Alfonso VI que no había participado en el asesinato de su hermano, el rey Sancho.

Según el Cantar, el Cid abandonó la ciudad por la actual Puerta o Arco de Santa María, cruzando el Arlanzón y acampando extramuros, en la glera, ya que el rey Alfonso había prohibido a los burgaleses que ayudaran al Cid o le dieran posada bajo pena de perder sus bienes "y los ojos de la cara". Antes, el Cid se arrodilló en la desaparecida iglesia de Santa María, donde hoy se alza la catedral gótica. En la Catedral se hallan actualmente los restos de Rodrigo y doña Jimena. En el Arco de Santa María, además de los restos de yeserías mudéjares, hay una sala cidiana donde puede verse desde una reproducción facsímil del Cantar hasta... ¡el hueso radio del brazo izquierdo del caballero castellano!

Siguiendo por el Espolón, un popular paseo arbolado de la ciudad, llegamos al palacio provincial de la Diputación de Burgos, en cuya cúpula pueden verse los impresionantes murales de Vela Zanetti, que reflejan un Cid que rompe con la estética legendaria tradicional. Junto al palacio de la Diputación se alza la famosa estatua ecuestre del Cid, de Juan Cristóbal, indicando con su espada el Camino a Valencia, y a continuación el puente de San Pablo, con ocho estatuas, obra del escultor Lucarini, que representan a los amigos y familiares del Rodrigo histórico y legendario.

El Ayuntamiento de Burgos ha publicado un folleto turístico que recoge los lugares e hitos más significativos relacionados con Rodrigo. Puedes descargarlo pinchando aquí o en la zona de descargas que encontrarás a la derecha de tu pantalla.

Qué ver y hacer

Burgos es ciudad monumental. El río Arlanzón atraviesa la ciudad y la ha modelado y condicionado. La ciudad medieval se encontraba en su orilla derecha. Se trata de uno de los ríos urbanos mejor cuidados y con una saludable vida natural en sus orillas. Nosotros recomendamos hacer la visita a Burgos con el Arlanzón como guía y compañero.

 Una de las formas más "nobles" de adentrarse a la ciudad vieja es cruzando el río por el Puente de Santa María y traspasar el arco del mismo nombre para darnos de bruces con la Catedral. La merecida fama de la catedral de Burgos, Patrimonio de la Humanidad, no debería eclipsar la visita a otros monumentos singulares próximos, como la iglesia de San Nicolás de Bari, cuyo retablo del siglo XVI, atribuido a Francisco de Colonia, sorprenderá al viajero desprevenido.

 El casco antiguo de Burgos es muy atractivo y fácil de recorrer, y en él se encuentra la zona más popular de restaurantes y bares: los burgaleses son muy aficionados al alterne de fin de semana y en los últimos años se ha desarrollado una estimulante cultura gastronómica de la tapa. Además del numeroso patrimonio religioso existente, fundamentalmente gótico, vale la pena acercarse hasta el CAB, un "coqueto" museo de arte contemporáneo, también en el centro histórico. Muy cerca se halla el antiguo castillo de Burgos, desde donde puede verse una amplia panorámica de la ciudad.

 Desde el castillo verás inevitablemente un gran edificio moderno: tres grandes cajas de cristal que constituyen el Complejo de la Evolución y cuyo estandarte es el MEH, el Museo de la Evolución Humana, que muestra algunos de los más importantes hallazgos paleontológicos de la Sierra de Atapuerca, Patrimonio de la Humanidad y referencia mundial para comprender el origen y desarrollo de nuestra especie. Muy cerca del MEH está el Museo de Burgos, poco conocido pero de gran interés para los aficionados a la historia y en particular a la Edad Media, pues exhibe interesantísimas piezas de esta época y también la Tizona, la espada que tradicionalmente se ha vinculado al Cid.

 Siguiendo siempre el cauce del Arlanzón, río abajo, y ya fuera del casco histórico, nos dirigimos dando un paseo por el agradable Paseo de la Isla al Real Monasterio de Las Huelgas, a donde llegamos poco después de atravesar el Puente de Malatos, que es Camino de Santiago.

 Si decides seguir el Camino del Cid en bici cicloturista o en coche atravesarás, siguiendo el Arlanzón pero en este caso río arriba, un frondoso parque llamado Fuentes Blancas, lugar de ocio para muchos burgaleses, donde se encuentra la Cartuja de Miraflores, sin duda una de las joyas del gótico tardío, cita ineludible para los aficionados  al arte en general y de la escultura en particular.

 Nuestras recomendaciones
  • El carril bici: una de las mejoras formas de conocer Burgos es en bici. El carril bici principal sigue el margen izquierdo del río Arlanzón permitiendo un desplazamiento rápido para los cicloturistas desde Fuentes Blancas y el parque de la Quinta hasta el Parque del Parral, con las Huelgas y la Universidad como enclaves de interés, a lo largo de más de 10 km. Es un paseo relajante y asegura buenas vistas de la ciudad.
  • Dos pequeños, pero interesantes, museos sellan nuestro salvoconducto, ambos en el centro histórico de la ciudad. Uno de ellos es el Museo Militar, de entrada libre, situado en un edificio neogótico, sede de la antigua Capitanía General, y el otro es el Museo del Libro Fadrique de Basilea, junto a la Plaza Mayor: en 1499 Fadrique de Basilea publicó en Burgos la primera edición de La Celestina, y aquí puedes ver una reproducción de una imprenta similar. Los propietarios exhiben una importante colección de facsímiles medievales y renacentistas y también, cómo no, reproducciones de documentos cidianos, todos a la venta. La visita es gratuita si muestras al entrar tu salvoconducto del Camino del Cid.
  • El Real Monasterio de Las Huelgas. Está fuera del casco histórico pero recomendamos fervientemente su visita. Este monasterio fue un centro de poder y vacacional de los reyes castellanos durante la Baja Edad Media: en su interior encierra numerosas sorpresas, no solo artísticas. Si puedes hazlo caminando o en bici (se encuentra a 2 km de la puerta de la Catedral): el paseo es muy agradable con buen tiempo, sobre todo si atraviesas el Paseo de la Isla, junto al río: un parque de casi un kilómetro de longitud construido en el siglo XIX que posee una enorme variedad de especies vegetales: desde el pinsapo al cedro del Himalaya, pasando por algunos ejemplares magníficos de pino laricio y secuoya. Además, en el paseo te encontrarás con una pequeña joya del arte románico, desgraciadamente muy deteriorada por el tiempo y las 2restauraciones": la portada románica de Cerezo de Río Tirón.
  • Todos los años, durante el primer fin de semana de octubre, se celebra en Burgos el Fin de Semana Cidiano, una fiesta popular en la que se recuerda la figura del Cid mediante representaciones y recreaciones medievales, mercados, campamentos, torneos.

Información práctica

Rev. ALC 27.10.2016