Bocairent

Enclavado en la sierra de Mariola, los hallazgos arqueológicos demuestran asentamientos humanos en el término municipal desde el Paleolítico, pero la actual Bocairent es heredera directa de su pasado islámico. Al parecer el origen etimológico de la población proviene del árabe bakirén o bekirent  (piña o colmena) y haría referencia al modo en que las edificaciones se "apiñaron" alrededor del castillo, asentado sobre un cerro. En el siglo XI, tras la desmembración del califato de Córdoba, Bocairent y su castillo, ubicado donde hoy se alza la iglesia parroquial, pasó a formar parte de la taifa de Denia. En el siglo XIII, tras la conquista de Biar por Jaime I, pasó a formar parte de la Corona de Aragón, ya en la órbita del incipiente reino de Valencia, y repoblada poco después por colonos cristianos, principalmente catalanes y aragoneses. En el siglo XVI Felipe II otorgó a Bocairent el distintivo de Real Fábrica de Paños debido al auge de la industria textil en la villa, tradición que perdura en la típica manta bocairentina que aún se fabrica y se utiliza durante los inviernos serranos.

Qué ver y hacer

Bocairent se halla enclavada en la Sierra de Mariola, a 660 m de altura. Buena parte de su término municipal pertenece al Parque Natural del mismo nombre, de modo que el viajero ya sabe que se acerca a un enclave medioambiental de gran interés.Este parque es una extensa sierra caliza con una gran diversidad natural y paisajística, abundante en acuiferos  y reconocida por la variedad de especies vegetales, y en especial de plantas medicinales y aromáticas, que crecen en ella. La ubicación de Bocairent convierte a esta localidad en un lugar idóneo para realizar diferentes excursiones y rutas señalizadas, así como otras actividades relacionadas con el "turismo de aventura". En su término municipal nacen los ríos Clariano y Vinalopó.

El pueblo es, sobre todo, una ciudad ganada a la roca, y así, el viajero cidiano que llegue a la localidad iniciará una de las visitas más inusuales y sorprendentes de todo el Camino. Bocairent es conjunto histórico artístico. Si llegas andando te recomendamos que entres por el Pont de Darrere la Villa, un viejo puente del siglo XVI, por el que se accedía antiguamente a la localidad: la perspectiva te ofrecerá una panorámica única y dificilmente olvidable del barrio medieval. Esta sensación se confirma al adentrarnos en sus calles estrechas y tortuosas, pero bien conservadas, de reminiscencias islámicas. Cualquier camino que tomemos nos conduce a la iglesia de la Asunción asentada sobre un templo gótico anterior y el castillo islámico que lo precedió. El castillo de Bekirén era un alcázar construido posiblemente entre los siglo X y XI. La iglesia es barroca; en su presbiterio pueden verse dos retablos atribuidos al pintor renacentista Juan de Juanes. En el museo parroquial el viajero podrá encontrar obras sacras, pero también otras de distinto origen, producto de donaciones, especialmente de pintores valencianos, como Sorolla, e incluso un cáliz atribuido al célebre escultor y orfebre renacentista Benvenuto Cellini. La iglesia tiene un alto y poderoso campanario barroco que domina la ciudad, es visitable los fines de semana y desde arriba se tienen las mejores y más sorprendentes vistas del barrio medieval y de la Sierra de Mariola. Esa sensación de altura se acrecienta al bajar a la plaza del Ayuntamiento.

Desde allí nos dirigimos a la plaça de Bous (plaza de toros), la más antigua de la Comunidad Valenciana (1843) y la más singular, pues está parcialmente tallada en roca y ofrece un curioso aspecto que nos recuerda a los viejos anfiteatros romanos. El coso no es la única construcción singular de la localidad: el monasterio rupestre de las Agustinas, del siglo XVI, comprende una capilla y otros espacios anexos de unos 50 metros cuadrados  excavados en la roca con sorprendentes resultados. Desde la plaza vale la pena dirigirse a Les Covetes dels Moros.  De camino, nos encontraremos con la Cava de Sant Blai, un depósito de nieve del siglo XVI recientemente recuperado y situado en la base de la muralla que rodeaba a la población. En época islámica la ciudad estaba amurallada. Tras la conquista cristiana los amurallamientos fueron modificados. Se sabe que la villa contaba con cuatro puertas, llamados portales, de los cuales sólo uno ha llegado a nuestros días: el conocido como el "Portal d´Agost" o "Porxet", con arco de medio punto, del siglo XV.

Les Covetes dels Moros son un conjunto de unas cincuenta cuevas excavadas en una pared caliza de 50 metros de altura que se halla frente a la población, a unos 500 metros, en el barranco de la Fos. La pared cuenta con 53 bocas con argollas que presumiblemente fijaban las escaleras de esparto por las que se subía. La utilidad primitiva de estas cuevas -tal vez nichos funerarios o graneros- sigue siendo un misterio, pero sabemos que era usada antes y durante la época árabe. Las cuevas son visitables, aunque la altura del techo obliga a caminar la mayor parte del tiempo agachado. En el mismo barranco pero en la otra vertiente, fácilmente divisable desde el pueblo, encontramos la Ermita del Santo Cristo, gótica, edificada en el siglo XVI.

Los aficionados a los castillos tienen una cita con dos fortalezas ubicadas en el fantástico marco del Parque Natural de la Sierra de Mariola. La primera,  la torre de Mariola, se halla a unos 14 kilómetros de Bocairent, siguiendo la CV 794, ya en pleno parque natural. A la torre se accede  desde la Fuente de Mariola: la subida es intensa pero las vistas merecen la pena. De la fortaleza, una torre defensiva musulmana, probablemente del siglo XI, son reconocibles sus muros y su planta, cuadrangular, aunque ha perdido la parte superior. Nuestra segunda cita, también dentro del parque natural, se encuentra cerca de la Font de la Coveta, en dirección a Banyeres pero dentro del término municipal de Bocairent. Se accede a través del centro de información y oficina de gestión del Parc Natural de la Serra de Mariola, en el Mas d´Ull de Canals, siguiendo desde Banyeres la CV-795. La Font de la Coveta es una cueva en cuya boca sale a la superficie el nacimiento del río Vinapoló, y a la que se llega sin dificultad a través de una bonita ruta senderista señalizada. El castillo de Vinapoló, conocido como "Les Torretes" se halla en las proximidades de la fuente. Se trata de una pequeña fortificación islámica que servía de refugio en caso de ataque a los habitantes de las alquerías circundantes: su datación, imprecisa, nos remonta a los siglo XI-XIII. Del castillo apenas quedan una torre ruinosa y algunos lienzos de muralla.

Además, no puedes perderte...
  • Si te gusta comer bien, prueba los platos de esta sierra valenciana, muy alejados de la idea típica que erróneamente se tiene de la gastronomía valenciana. La historia de la sierra y su particular geografía han contruido a crear una gastronomía enriquecida con las aportaciones de otras culturas, como la árabe, y otras tierras, como la manchega. Los productos de la huerta son protagonistas indiscutibles, y junto a gazpachos, pucheros y arroces, encontramos delicias como la pericana, muy común también en la vecina Alicante, un plato elaborado con pimientos secos -y después asados- ajo, bacalao y corteza de limón, cuyos ingredientes se maceran en aceite crudo de oliva. La comida puede rubricarse con el Herbero, un licor de hierbas elaborado con plantas aromáticas y medicinales de la sierra Mariola.

Información práctica

  • Dirección postal del ayuntamiento: Plaça de l'Ajuntament, 20
  • Teléfono: 962 350 014
  • Correo electrónico: bocairent@gva.es
  • Web: www.bocairent.es
  • Habitantes: 4.105
  • Altitud: 680 m.

Rev. (PAB) 07.07.2016