Benavites (Valencia)

Qué ver y hacer

La villa de Benavites se sitúa en la comarca valenciana del Campo de Murviedro (antiguo nombre con el que se conocía a Sagunto) formando parte de la Vall de Segó, un pequeño territorio que se extiende suavemente hasta la costa y que, a falta de un curso de agua constante, aprovecha las abundantes aguas de la fuente de Quart para regar todo el valle. 

Como podrá observar el visitante, todo el término de Benavites es un inmenso vergel de campos en regadío donde el naranjo es el verdadero protagonista. Sin embargo en las tierras bajas, próximas al marjal, encontramos extensos arrozales o campos de maíz. No resulta sorprendente por ello que al llegar a la población encontremos multitud de empresas de almacenaje y transformación agrícola que han transformado y dinamizado la economía de sus habitantes.

Su nombre de origen árabe nos inclina a pensar que tal vez se tratase de una alquería árabe que contase con una torre defensiva. Sin embargo, dada la cercanía de la ciudad romana de Sagunto y la calzada de la Vía Augusta, es muy probable que estas tierras formasen parte de una antigua villa romana. 

En su casco urbano de calles rectilíneas todavía se conservan numerosos ejemplos de casas solariegas tradicionales que comparten espacio con modernas edificaciones de varias alturas de aspecto urbano. Entre sus edificios destaca el palacio de los señores de la villa, que actualmente acoge el ayuntamiento y la torre de Benavites, una monumental construcción de planta rectangular con cuatro alturas rematada con un bello matacán que se hace visible desde todo el entorno. 

El viajero del Camino del Cid a su salida de la población dirección a Sagunto, tendrá la oportunidad de descubrir los restos del despoblado de Benicalaf; un pequeña población con ayuntamiento propio hasta 1856 de la que apenas se conserva en pie la iglesia de Santiago de estilo Manierista. 

Información práctica

Rev. (PAB) 12.05.2017