Alzira


La ciudad de Alzira controlaba el paso del Júcar y fue plaza de importancia durante la dominación musulmana y foco de arte y pensamiento. De hecho, la villa contaba con un número importante de mezquitas, casas de baño, molinos, etc. En este sentido, el tratado geográfico de Al-Zuhví­ - escrito hacia el año 1147 - señala la existencia en la localidad de un gran puente de tres arcos que atestiguaba que los habitantes de la villa eran gente acomodada. En 1098, el Cid donarí­a a la Catedral de Valencia heredades, villas y almunias de Alzira.

Qué ver y hacer

Alzira se encuentra a los pies de las sierras de la Murta y les Agulles, en el corazón de la Ribera Alta del Júcar, de la cual ostenta la capitalidad. La población se encuentra a menos de 20 metros sobre el nivel del mar, algo que durante siglos ha permitido comunicar la población con el mar ya que el río Júcar resultaba navegable para embarcaciones de poco calado. 

En el paisaje de Alzira predominan los extensos campos de cultivos dominados por los naranjos, pero también encontramos importantes espacios naturales al abrigo de las mencionadas sierras que alcanzan cotas considerables como los 625m del pico de la Raya. Precisamente en este entorno se encuentra el paraje de la Murta y Casella, un espacio emblemático por su riqueza natural en el que se integra el bonito conjunto monumental del Monasterio de los Jerónimos o de la Murta.

El espectacular crecimiento de su población, paralelo al de algunas poblaciones del entorno, ha provocado la expansión de su núcleo, formando una gran conurbanización junto con las poblaciones de Carcaixent y Algemesí, que aglutina a más de 90.000 habitantes. En este contexto, nuevas zonas industriales han ido surgiendo alrededor de la población en detrimento de la agricultura, que han redefinido el perfil de la ciudad como una moderna y próspera urbe.

Así, al llegar el visitante del Camino del Cid, se encuentra una ciudad de grandes avenidas, con altos edificios y amplias plazas con zonas verdes, en sintonía con su núcleo antiguo, de traza más abigarrada y calles adoquinadas. Paseando por el barrio antiguo, descubriremos la esencia medieval de sus murallas, callejones y plazuelas, en el que se dan cabida buen número de antiguos palacios como la casa consistorial, o edificios neoclásicos y modernistas. No podemos dejar de visitar la iglesia de Santa Catalina, un monumental edificio barroco que todavía conserva numerosos elementos góticos del templo original. 

Los visitantes a su llegada descubrirán con cierta sorpresa, protegida entre los carriles de la carretera CV-42, una curiosa cruz cubierta que ha resistido a la voracidad de las máquinas constructoras, y que según cuenta la leyenda, en ese punto murió el rey Jaime I. 

Información práctica

  • Dirección postal del ayuntamiento: Calle San Roque, 6
  • Teléfono: 962 400 450
  • Web: www.alzira.es
  • Habitantes: 41.454
  • Altitud: 14 m.

Rev. (PAB) 12.05.2017