Algimia de Alfara

Situado en la cuenca baja del valle del río Palancia, en un espacio de transición a los pies de las sierras de la Calderona y del Espadán, el término de Algimia de Alfara ofrece al viajero una bonita estampa de fértiles campos de citrícos rodeados por extensos pinares. Los algimianos han sabido sacar el máximo provecho de las tierras llanas de ribera, preservando buena parte de la superficie forestal de sus montes, así como un buen número de pastos para ganado, olivares, viñas y algarrobos.

Dada la proximidad de Algimia de Alfara con Sagunto y el Mediterráneo no resulta extraño que se hayan encontrado vestigios de la ocupación romana e incluso anteriores, de cerámica ibérica. Durante la época islámica, la población debió de ser una pequeña alquería; de hecho, el origen del topónimo es árabe. Tras la conquista cristiana la población fue mayoritariamente morisca hasta su expulsión en 1609. Fue entonces cuando Algimia quedó prácticamente despoblada, y no recuperaría su pulso demográfico hasta finales del siglo XVIII.

El viajero del Camino del Cid encontrará en Algimia de Alfara una bonita población proporcionada, con casas de dos alturas decoradas con esmero, formando calles rectas alineadas con la pendiente en las que encontraremos numerosos rincones ajardinados que embellecen el entorno como el de la iglesia barroca de San Vicente Ferrer.

Información práctica

Rev. ALC: 13.09.17