Alfara de la Baronia (Valencia)


El origen toponí­mico de Alfara de la Baronia es claramente árabe, y debió de constituir en el siglo XI un pequeño núcleo urbano sujeto a las vicisitudes de la vecina y poderosa Murviedro, la actual Sagunto. Tras la presencia musulmana, la localidad pasó a manos cristianas formando parte de la Baroni­a de Torres Torres a mediados del siglo XIII. En el año 1270, Jaime I donó nuevamente la localidad a favor de Bertrí  de Bellpuig. Posteriormente, la baroní­a pasó a otras casas nobiliarias. La más importante fue la de los Vallterra (1445-1760) y la de los Castellví­, que duró desde el año 1780 hasta la extinción de los señorí­os.

Qué ver y hacer

De clima Mediterráneo, Alfara posee algunos recursos de interés relacionados con el agua. Situado en el barranco de Arguines, nos encontramos con Los Arcos, una construcción que algunos estudiosos apuntan de origen musulmán, y que pudo sustituir al antiguo acueducto de origen romano que, aún hoy, sirve para la conducción de la acequia mayor de Sagunto. Otra de las obras civiles destacadas y relacionadas con el agua es su cisterna, uno de los sí­mbolos de la localidad. Según la documentación estudiada por el Ayuntamiento de la localidad, pertenece a la época del Conde Floridablanca, hacia 1779. Existe un facsí­mil que describe las penalidades del pueblo de Alfara por la falta de agua para beber. Dicho documento también relata la existencia de un pozo de época árabe al que las constantes perforaciones hací­an que, en época estival, se encontrara solo fango y tarquí­n. De ahí­ la construcción de la Cisterna, un depósito subterráneo ubicado entre el rí­o Palancia y el núcleo urbano y que permití­a recoger hasta 25.000 litros de agua.

Información práctica

Rev. (PAB) 07.07.2016