Alcubilla de Avellaneda


Durante la Alta Edad Media posiblemente Alcubilla fuera una pequeña aldea peligrosamente expuesta en tierra de nadie al paso de los ejércitos musulmanes y cristianos que seguían la calzada romana que unía Uxama (Osma) con Clunia, por lo que no es aventurado pensar que quedara despoblada en numerosas ocasiones, quizá hasta finales del siglo XI, cuando la frontera castellana se expande hacia el sureste. La antigua calzada romana ha sido destruida en su mayor parte por los cultivos y popularmente era conocida como la Senda de los Moros. Se cree que el origen del topónimo árabe de Alcubilla tiene su origen en Alcoba de la Torre, por entonces plaza fuerte y hoy pedanía de la primera.

Qué ver y hacer

La localidad de Alcubilla de Avellaneda está determinada por los Avellaneda, familia noble adscrita al servicio de los Austria. Del siglo XVI son el palacio renacenista de los Avellaneda, así como la iglesia parroquial de la Magdalena y la ermita del Santo Cristo. Si te acercas a esta ermita podrás encontrar en algunos de sus muros varias estelas funerarias y decorativas de origen romano.

En Alcubilla, el río Pilde une sus aguas al río Cañicera. Alcubilla es un lugar rico en fuentes y constituye en buen lugar para el descanso; precisamente fente a la ermita, en el pueblo, hay un pequeño descansadero para los viajeros del Camino del Cid.

Información práctica

Rev. (PAB) 07.07.2016