Alboraya

Qué ver y hacer

Alboraya se encuentra enclavada en plena huerta norte de Valencia, un espacio singular en el que se han conservado los usos tradicionales agrícolas de pequeñas explotaciones. Desde nuestro recorrido podremos disfrutar de este paisaje cultural hortícola en el que se integran de forma natural las construcciones tradicionales como barracas o alquerías, ermitas, los pequeños pozos y una impresionante red de acequias y conducciones de agua con muchos siglos de funcionamiento.

Sus fértiles y arenosas tierras son cultivadas por todo tipo de hortalizas, pero sin duda sorprenderá al viajero el cultivo de la chufa, un pequeño tubérculo cultivado desde el siglo VIII y del que Alboraya produce un tercio de la producción nacional. No es de extrañar que en Alboraya, ubicado en una bonita alquería, se encuentre un singular museo dedicado a la chufa y la fabricación de la horchata.

Debido a su proximidad con Valencia, la población de Alboraya se ha multiplicado en los últimos años, modificando el paisaje urbano en el que proliferan nuevas zonas urbanizadas de uso residencial. Sin embargo, si nos acercamos al centro de la población podremos descubrir edificios interesantes como la casa del Conde Zanoguera o la iglesia de la Asunción, del siglo XVIII. 

El recorrido atraviesa la población siguiendo el antiguo trazado ferroviario de la Vía Xurra hoy convertido en Vía Verde (carril bici) desde donde podemos hacer una pausa para contemplar un antiguo puente de piedra románico reubicado en la mitad del paseo.

No podemos olvidar las excelentes playas que invitan al visitante a darse un merecido y refrescante chapuzón tras una larga etapa del Camino.

Información práctica

Rev. (PAB) 12.05.2017