Albal (Valencia)

Qué ver y hacer

Albal se ubica en la extensa llanura de aluvión que forma toda la Huerta de Valencia, en una zona próxima a la Albufera, por cuyo contraste se debió de ganar el nombre, ya que el topónimo de origen árabe significa el secano. Sin embargo, si paseamos por las fértiles huertas que rodean la población descubriremos multitud de acequias que riegan sus tierras con aguas procedentes del Turia y del Júcar.  

Debido al rápido crecimiento de la población durante la segunda mitad del siglo XX, el visitante del Camino del Cid percibirá  Albal como un continuo urbanizado desde su salida de Valencia, que ha ido edificándose en torno a un antiguo eje de comunicación. Este itinerario responde al Camino Real de Madrid, un proyecto de la España ilustrada del siglo XVIII que unía Valencia con la capital del reino pasando por Xàtiva y Almansa, que en cierto modo, coincide con el trazado de la Vía Augusta romana. 

Los primeros indicios de población que encontraremos son de época árabe, como atestigua la torre que se encuentra en el centro de la población. Es su origen, Albal pudo ser una pequeña alquería fortificada dedicada al cultivo del arroz ya que la extensión del marjal de la Albufera debió de ser mucho mayor que en la actualidad.

A poco más de 500 metros de la población, junto a un agradable parque rodeado de pinos, se encuentra la ermita de Santa Ana, un bonito edificio neogótico de ladrillo que se levantó sobre una antigua ermita documentada ya en el siglo XIV.  

Información práctica

  • Ayuntamiento: Plaça del Jardí, 7 (46470)
  • Teléfono: 961 260 056
  • Correo electrónico: info@albal.es
  • Web: www.albal.es
  • Habitantes: 16.104
  • Altitud: 15 m.

Rev. (PAB) 12.05.2017