#SELLAZOS

26-07-2017

 

Alberto Luque Cortina

A estas alturas muchos de vosotros conocéis el salvoconducto, la credencial que puedes obtener gratuitamente en nuestras oficinas y cualquiera de las noventa oficinas de Turismo del Camino del Cid. El salvoconducto tiene varias finalidades: sirve para obtener descuentos mínimos de un 10% en aproximadamente doscientos alojamientos de la ruta, para beneficiarte de promociones puntuales y para obtener el diploma de "caballero" tras recorrer la ruta.

Pero sobre todo, para la mayoría de los viajeros, es un recuerdo físico de la ruta: el lugar donde, más allá de las fotos y de la memoria, uno va dejando su rastro de tinta a través de los sellos de las distintas localidades por las que pasa.

A día de hoy puedes sellar el salvoconducto del Camino del Cid en 181 localidades. Cuando empezamos no llegábamos a las 40. Cada localidad tiene su sello propio. Frente a otros itinerarios en los que cada establecimiento o punto de sellado tiene su sello, desde el principio pensamos que cada localidad debía tener una imagen común que la identificara. El motivo que la ilustraría debería expresar de alguna manera la relación de esa localidad con el Cid, o con algún suceso o leyenda medieval, o con algún hito patrimonial significativo, de modo que el sello no fuera únicamente un tampón más o menos atractivo, sino que sirviera para que el viajero pudiera preguntarse, y preguntar, sobre su significado y así conocer algo más de la localidad que pisaba.

Los sellos han sido diseñados por Julián de Velasco.Los sellos han sido diseñados por Julián de Velasco.Para un trabajo de estas características pensamos en Julián de Velasco (puedes ver algunos de sus trabajos pinchando aquí). Julián es un magnífico diseñador, ilustrador e infografista con un montón de premios y reconocimientos a sus espaldas, pero además es historiador: le encanta la Edad Media y entiende muy bien de qué va el Camino del Cid. Prueba de ello es el diseño que hizo para el salvoconducto: caray, un salvoconducto no es un pasaporte ni una cartilla de racionamiento, es un documento que tiene que "oler" a viejo y a aventura. Para muchos de los viajeros que lo reciben en sus casas, este es el primer contacto físico con el Camino del Cid, y nos gusta pensar que cuando regresen de su viaje lo harán con el salvoconducto un poco ajado y con algún manchón, pero sobre todo cargados de experiencias. El Salvoconducto del Camino del Cid.El Salvoconducto del Camino del Cid.

El segundo paso fue comenzar a diseñar los sellos. El primero de ellos fue, claro, el de Vivar del Cid, el inicio del camino, de donde sale desterrado el Cid con sesenta de los suyos. Narra el Cantar que, a la salida, se cruzó una corneja al paso de la comitiva. En la Edad Media, su vuelo, dependiendo de la dirección, era tomado como una señal propicia, así que la adoptamos como símbolo de buena suerte para nuestros viajeros. Y por eso, en el primer sello, el de Vivar, aparece una corneja. Y por esa misma razón, la corneja es hoy uno de los símbolos del Camino del Cid.

Y así, uno a uno, fuimos diseñando los sellos del Camino del Cid, hasta llegar al de Torrelara, el último por el momento, que hace el número 181. Estamos muy orgullosos de esta colección de sellos. Me parece que, en conjunto, tienen un enorme valor.

Quizá penséis que es autobombo, pero yo creo que algunos son magníficas piezas de diseño y os pongo como ejemplo el sello de Silla, en Valencia, que representa a un remero moviendo "a percha" una de las barcas típicas de La Albufera, llamadas Barquets o Albuferencs; o el de Elda, que hace referencia a la tradicional industria del calzado en la localidad; o el de Algemesí, en el que la primera letra, la "A", está formada por la silueta de varios participantes de una muixeranga durante la celebración de las fiestas de la Mare de Déu de la Salut, declaradas Patrimonio de la Humanidad.

Puedes sellar tu salvoconducto en 181 localidades del Camino del Cid.Puedes sellar tu salvoconducto en 181 localidades del Camino del Cid.Otros sellos podrían ser logos corporativos de las localidades a las que representan, y de hecho algunas asociaciones nos los solicitan para incorporarlos en las fiestas patronales a sus gorras y camisetas. Pero más allá de su diseño, lo que nos gusta es que cada sello tiene su propio significado, y ese significado, a su vez, nos une a esa población cada vez que un viajero estampa su sello en el salvoconducto.

Cada sello es una historia

Algunos sellos se explican por sí solos, pero otros seguro que os han harán levantar una ceja. Bueno, ahí esta la gracia, ¿no?, que la cosa no acabe cuando uno escucha el golpe del tampón. Así que para abriros el apetito de viajar, desde hoy podréis ver en nuestro Facebook una sección específica donde encontraréis el significado de cada sello.

¿Qué historia hay detrás de cada uno de los sellos del Camino del Cid?¿Qué historia hay detrás de cada uno de los sellos del Camino del Cid?

Esta sección irá engrosando día a día, a medida que vayamos desgranando la historia que esconden. Es, en todo caso, un pequeño guiño: las explicaciones más "sabrosas" las obtendrás, naturalmente, in situ y de quien selle vuestro salvoconducto en cada lugar. Se trata, pues, de viajar, pero mientras encuentras la ocasión para ello, ahí va este "aperitivo". ¡Buen provecho!