Olocau del Rey, el nido del águila

24-08-2010
El nombre de Olocau proviene del antiguo castillo musulmán de Olcaf, un verdadero nido de águila que se levanta a 1.200 metros de altitud, de gran importancia estratégica. Según la Historia Roderici, el Cid histórico, a las órdenes de la taifa de Zaragoza, se asentó en el castillo de Alolala, entre 1088 y 1090, con el fin de controlar la zona, y aquí pasó un duro invierno. Aunque no se sabe con plena seguridad si este fue el castillo que el Cid reforzó para usarlo como puesto de avanzada entre 1088 y 1090, su fuerza evocadora es muy potente. Las ruinas del castillo se alzan sobre el pueblo de Olocau. Una breve aunque pronunciada subida nos llevará hasta su torre y sus lienzos ruinosos. Desde allí, además de contemplar el magnífico paisaje que se divisa en cualquier época del año, podremos retrotaernos sin mucha dificultad diez siglos atrás.
Para más información sobre Olocau del Rey, pincha aquí.